Despliega el menú
Huesca

El folclore: "Da mucha pena no vestirse el día 10 para poder salir en la procesión"

San Lorenzo es el gran momento del año para los grupos folclóricos de Huesca. Este agosto no habrá jotas en el parque ni ofrenda por el Coso, y la indumentaria tradicional se quedará en los armarios.

De izda a dcha, en el balcón de la Comarca de la Hoya, en el Coso de Huesca, Noemí Lanaspa (Estirpe de Aragonia), Vicente Galino (Elenco), Jara Expósito (Santa Cecilia), Guillermo Planas (Roldán del Alto Aragón) y Ana María Mega (Grupo San Lorenzo).
De izda a dcha, en el balcón de la Comarca de la Hoya, en el Coso de Huesca, Noemí Lanaspa (Estirpe de Aragonia), Vicente Galino (Elenco), Jara Expósito (Santa Cecilia), Guillermo Planas (Roldán del Alto Aragón) y Ana María Mega (Grupo San Lorenzo).
Rafael Gobantes

El Coso se queda este año sin la colorista ofrenda de flores y frutos al santo el 15 de agosto y sin la sentida procesión de este lunes, día grande de San Lorenzo. A esa céntrica avenida da el balcón desde el que han querido recordar esos entrañables momentos los grupos folclóricos de Huesca (Estirpe de Aragonia, Elenco, Roldán del Alto Aragón, Santa Cecilia y Grupo San Lorenzo), que tampoco estarán las noches del 9 al 14 de agosto en el escenario de las jotas del parque de Miguel Servet.

Pablo Gracia, de la asociación Acordanza, que pone voz a la ofrenda, no narrará este año el desfile desde la avenida de Monreal a la plaza de San Lorenzo. Se echarán en falta sus pormenorizadas descripciones de las filigranas del moño fragatino o de los pesados ropajes ansotanos. "Tengo una sensación muy rara", dice, ante la ausencia de momentos tan especiales para él como la procesión y la ofrenda. La primera porque es "un acto muy oscense, más ceremonioso y más íntimo"; y la segunda, porque está en auge: ha subido en participación y cada vez hay mejores trajes". Aunque puestos a elegir se queda con la procesión.

Este San Lorenzo, Pablo Gracia ha optado por irse de Huesca. "Va a ser peor estar y no poder vestirme el 10 y el 15". No se pone el traje aragonés desde enero, cuando en un año normal, contando con las actuaciones de Elenco y de Aires Monegrinos, los dos grupos en los que participa, ya llevarían un montón de actuaciones a sus espaldas. "Es triste para todos, pero el mundo del folclore lo sentirá muchísimo. Para los grupos de Huesca, la actuación del parque era el momento de demostrar en su ciudad y ante su gente lo que habían hecho todo el año". Pero desde marzo, las escuelas de jota y las formaciones prácticamente no han podido juntarse.

"Es triste para todos, pero el mundo del folclore lo sentirá muchísimo. Para los grupos de Huesca, la actuación del parque era el momento de demostrar en su ciudad y ante su gente lo que habían hecho todo el año".

Sergio Brau, de Roldán del Alto Aragón, se lo toma "con calma y tranquilidad", porque lo más importante es la salud de todos, destaca. Ellos echan en falta actuar, pero tampoco tienen ensayos. "No nos planteamos reunirnos ni para tomar un café. Sacrificamos lo que más nos gusta por la salud", afirma Brau.

Para Alicia Monaj, de Santa Cecilia, será un mes de agosto "muy diferente". Preparan las fiestas de San Lorenzo desde junio para asistir a la ronda al santo, la procesión, la misa de cofrades, la actuación en el parque de Miguel Servet y la ofrenda. Además, en un año normal harían 50 bolos. Solo bailaron en Salillas en un espectáculo adaptado, con coreografías que permitían mantener las distancias, eliminando algún baile o seleccionando a parejas de convivientes.

"Llevamos sin jota desde el 13 de marzo. Bajamos la persiana y ni siquiera hemos vuelto a ensayar, nos parece un riesgo que se puede evitar. No vivimos de la jota", afirma Noemí Lanaspa, de Estirpe. Cada año preparan con semanas de antelación el espectáculo que ponen en escena en el parque, pero esta vez la idea se ha quedado en eso, en solo un proyecto. Eso sí, lo retomarán en el 2021.

Para María Grúas, de Elenco, los días del 9 al 15 resultarán "extraños", como lo ha sido todo el verano. Se han ido cayendo una a una todas las actuaciones, incluyendo las misas baturras por los pueblos.

Jairo Périz, del Grupo Folclórico San Lorenzo, llega a estas fechas "mentalizado" de que no hay fiestas. "No toca otra que adaptarnos". Esta formación, tras el confinamiento y con las medidas exigidas, sí volvió a los ensayos. "La gente quería volver a bailar", dice.

Etiquetas
Comentarios