Despliega el menú
Huesca

sallent de gállego 

Una empresa denuncia en Europa el monopolio de la Escuela de Esquí de Formigal

Se ha presentado ante la Comisión Europea por discriminación y falta de transparencia. El caso se ha llevado también al Tribunal de Defensa de la Competencia de Aragón por abuso de la posición dominante

Turistas rusos esquiando en Formigal /Foto Rafael Gobantes / 25-1-16 [[[HA ARCHIVO]]]
Turistas esquiando en la estación de Formigal.
Rafael Gobantes

Una empresa aragonesa ha denunciado al Ayuntamiento de Sallent de Gállego por lo que considera "un monopolio ilegal" en la enseñanza del esquí. La Escuela de Esquí de Formigal es la única autorizada para dar clases en esta estación debido a los términos de exclusividad de la concesión otorgada por el municipio en 1988 para 50 años, algo que no pasa en otras estaciones, donde los monitores pertenecen a distintos centros.

Kaihopara Ski School S. L. ha presentado una denuncia a la Comisión Europea contra el Ayuntamiento y la Escuela basándose en que la concesión no cumple la legislación comunitaria en dos puntos: la discriminación en razón de la nacionalidad, ya que prioriza la contratación de monitores de la zona; y la falta de transparencia, pues el concurso solo se publicó en el Boletín Oficial de la Provincia.

En concreto se alude a los artículos 49, 56 y 18 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea, así como a reiterada jurisprudencia. A juicio de Pablo Figueroa, el abogado de la empresa denunciante, esta vulneración resulta de especial relevancia al ser el dominio Formigal-Panticosa uno de los más importantes no solo de España sino internacionalmente.

"Existe una identidad de personas y un claro conflicto de intereses entre unos y otros"

La denuncia se presentó después de que en abril del 2019 su cliente solicitase la prestación de servicios como instructor de esquí autónomo en Formigal. Ante la Comisión se ha llevado la carta de respuesta del alcalde rechazando la petición debido a la concesión exclusiva a la escuela de esquí y en la que decía que nadie podía ejercer como autónomo si no era contratado por ese centro. También se ha remitido el contrato de concesión de octubre de 1988.

"Estamos ante un monopolio mantenido por parte del Ayuntamiento a favor de la escuela" asegura el letrado, socio del despacho Garrido Abogados y profesor de Derecho de la Competencia en Londres, porque en la práctica se impide ejercer la actividad a otros. Y destaca la existencia de "una identidad de personas y un claro conflicto de intereses entre unos y otros", en alusión a que algunos concejales son socios y trabajadores o extrabajadores.

Asimismo se ha denunciado el caso en el Tribunal de Defensa de la Competencia de Aragón por vulnerar los artículos 2 y 3 de la Ley nacional de Defensa de la Competencia, que prohíben el abuso de la posición dominante y el falseamiento de la libre competencia por actos desleales.

"Ahora mismo se observan muchas de las consecuencias perniciosas de un monopolio, en particular los precios más altos"

El abogado tiene claro que la enseñanza del esquí en Formigal se abrirá antes o después, "lo que sería bueno para los consumidores" porque "ahora mismo se observan muchas de las consecuencias perniciosas de un monopolio, en particular los precios más altos". "Como tarde se acabara cuando intervenga la Comisión Europea", precisa, porque el derecho europeo obliga a dejar de aplicar actuaciones administrativas contrarias a él. "En una economía de mercado, un monopolio debería ser una cosa muy excepcional debido a razones de claro interés público y no solo para beneficiar a una empresa que tiene vínculos con la corporación local". Entretanto se estudian otras acciones y no se descartan los tribunales ordinarios.

"El Ayuntamiento no permite la entrada de otros y además ellos deciden los precios", declara Ángel Aguilera, gerente de Kaihopara Ski School. El monopolio, a su juicio, no solo repercute en los precios sino también en la saturación en horas o días punta para atender las clases. Su empresa compró un local y preseleccionó a 25 personas, pero sigue sin poder arrancar la actividad. 

Concesión por 50 años

La Escuela de Esquí de Formigal comenzó su andadura en 1964. En octubre de 1988, el pleno del Ayuntamiento le adjudicó "el uso privativo del monte de dominio público denominado Formigal de esta localidad para la enseñanza del deporte del esquí". La concesión era por 50 años a cambio de abonar como canon "50.000 pesetas anuales" de la época. Así se resolvió un concurso que en la valoración de las ofertas consideraba de modo preferente el empleo local, por lo que exigía indicar "el personal que se emplea y si son o están empadronado en el municipio". El pliego señalaba que el Ayuntamiento estaría facultado "para dejar sin efecto la concesión antes del vencimiento, si lo justificaren circunstancias sobrevenidas de interés público, mediante resarcimiento de los daños".

El alcalde de Sallent se ampara en esa concesión administrativa para justificar la negativa a la entrada de otras empresas. "Yo no la otorgué en 1988", aclara Jesús Gericó, quien reconoce que desde entonces han sido numerosas las peticiones. "Los tribunales avalaron su legalidad en 1989", asegura, en referencia a una sentencia del Tribunal Superior de Aragón por un pleito planteado por la propia estación de Formigal. "Ha venido gente interesada y se le ha explicado que hay una concesión que regula el monte y que quedan 19 años". La responsabilidad sobre el tema, añade, también es del Gobierno de Aragón, al tratarse de un monte de utilidad pública.

"Queremos asentar población, no que vengan de Zaragoza, les des dinero dos o tres meses y se lo gasten fuera"

La escuela es una sociedad privada con 70 socios, entre ellos el alcalde, "como otros concejales de distintos partidos a lo largo de todos los mandatos", dice, argumentando que en Sallent se vive de la ganadería o de ser monitor. Él también trabajó aquí pero ahora "la actividad municipal me tiene apartado". El monopolio de la escuela persigue "asentar población, no que vengan de Zaragoza, les des dinero dos o tres meses y luego se lo gasten fuera". En ella trabajan unos 250 monitores, incluidos muchos estudiantes que están contratados los fines de semana. Algunos de los empleados, con los años, pasan a ser socios.

Etiquetas
Comentarios