Despliega el menú
Huesca

Entra en funcionamiento un nuevo radar fijo en las carreteras del Pirineo

Está colocado en Aurín, en el cruce de la N-330 que da acceso a Sabiñánigo. Se trata de un punto con un índice de siniestralidad importante.

Cruce donde está colocado el radar
Cruce donde está colocado el radar
L. Z.

El radar fijo de Aurín, en el cruce de la carretera N-330, que da acceso a este núcleo de Sabiñánigo, se ponía en funcionamiento este 6 de noviembre, con el objetivo de incrementar la seguridad y reducir los niveles de siniestralidad de intersección donde se han producido muchos accidentes.

La puesta en marcha de esta medida de control de velocidad ha sido posible gracias al acuerdo alcanzado entre la Subdelegación del Gobierno en Huesca, a través del Ministerio de Fomento; la jefatura provincial de Tráfico, y el Ayuntamiento de Sabiñánigo, dando respuesta a una de las peticiones de la Asociación de vecinos de Aurín. El pasado mes de abril se fijó el punto exacto de colocación del radar y ha sido ahora cuando ha entrado en funcionamiento.

Este tramo tiene un índice de siniestralidad importante, al tratarse de una recta bastante prolongada con excesos de velocidad por parte de los vehículos que circulan por ella. No obstante, el radar fijo es una medida provisional, hasta que se construya la rotonda establecida para este punto e incluida en el proyecto de la Variante de Sabiñánigo (A-23) que ya está adjudicado. La puesta en marcha de esta medida de control de velocidad incrementará la seguridad entre los vecinos de la zona, pero también entre los ciudadanos que a partir de ahora se desplacen al Pirineo durante la campaña invernal, en ocasiones con condiciones meteorológicas adversas.

Tal y como explican desde el Ayuntamiento de Sabiñánigo, la colaboración entre las Administraciones implicadas para aumentar los niveles de seguridad ha sido fundamental para poner en funcionamiento este radar fijo en la N-330, en el cruce de Aurín. En estos últimos meses, con el objetivo de mejorar la seguridad en este tramo, se han llevado a cabo numerosas reuniones, que han sido coordinadas por la Subdelegada del Gobierno en Huesca, Isabel Blasco, y en las que han participado la Alcaldesa de Sabiñánigo, Berta Fernández, y los responsables de la jefatura provincial de Tráfico y del Ministerio de Fomento.

El radar es una herramienta fundamental para poner coto a una de las principales causas de siniestralidad vial como es la velocidad y, según los estudios realizados por Tráfico, la velocidad es un factor determinante en el 30% de los accidentes mortales. Su exceso incrementa tanto el riesgo de tener accidentes como la probabilidad de sufrir lesiones de carácter grave e incluso perder la vida.

Para la alcaldesa de Sabiñánigo, “este tipo de actuaciones demuestra la buena sintonía existente entre las diferentes administraciones, que aunamos trabajo y dedicación para dar respuesta a las demandas sociales y mejorar la vida de nuestros ciudadanos”.

Etiquetas
Comentarios