Despliega el menú
Huesca

Ribagorza

Los vecinos del valle de Castanesa alzan la voz y defienden la conexión con Cerler

Cerca de 200 personas asisten a una concentración en Noales para respaldar el proyecto de ampliación de la estación de esquí ante las críticas de asociaciones ecologistas

La lluvia no ha frenado la asistencia a la concentración en Noales.
La lluvia no ha frenado la asistencia a la concentración en Noales.
Heraldo.es

«Queremos futuro para nuestro valle y la comarca. La ampliación de Cerler hacia Castanesa con un nuevo acceso es vital». Casi 200 personas se han concentrado este sábado concentraron ayer en Noales (Montanuy) para defender la ampliación de Cerler y el nuevo acceso a la estación de esquí desde este valle de la Ribagorza Además, demostraron la «unión territorial» ante este proyecto, que consideran «imprescindible» para la superviviencia de los siete pueblos del valle: Castanesa, Ardanuy, Benifons, Erbera, Ribera, Fonchanina y Novales.

A pesar de la lluvia y de las fechas, vecinos de todas las edades (también de localidades del entorno) han acudido a la convocatoria, portando paraguas y pancartas en las que podían leerse lemas como ‘Del paisaje no se vive’, ‘Nieve+ganadería=futuro para la gente’ o ‘S. O. S ¿de que vivimos?’. Durante el acto se dio lectura a un manifiesto para dejar claro que «el valle, el municipio de Montanuy, el de Benasque y la Comarca de la Ribagorza no estamos divididos sino más unidos que nunca ante una expectativa de futuro para nuestros pueblos con el inicio de las obras». 

Los trabajos de ampliación de las pistas de Cerler, promovidos por Aramón, empezaron a mediados de septiembre. Está previsto que el primer telesilla se ponga en marcha en la temporada 2020/2021. Después se construirán otros tres hasta llegar al frente de nieve de la montaña de Castanesa , a 1.700 metros, con un aparcamiento y una carretera de 7 kilómetros que lo unirá con el pueblo de Fonchanina.

Con el inicio de las obras surgieron voces de los ecologistas discrepantes con el proyecto a las cuales se contestó ayer con esta concentración. «Esta ampliación generará oportunidades y futuro en la zona, ya que es la única solución para acabar con la despoblación y el abandono al que están abocados estos pueblos», señalaba el manifiesto.

A quienes cuestionan el futuro de la ganadería con el proyecto de la ampliación de Cerler por el sector de Castanesa, los vecinos han respondido que «antes desaparecerá por la presencia del lobo y del oso que por la estación de esquí».

A la concentración acudieron miembros del Ayuntamiento de Montanuy, entre ellos la alcaldesa, Esther Cereza, alcaldes y concejales de Bonansa y Laspaules, el presidente de la Diputación de Huesca, Miguel Gracia, y el diputado autonómico José Antonio Lagüens.

Etiquetas
Comentarios