Despliega el menú
Huesca

comarca del sobrarbe

Los padres de Asín de Broto dejan de llevar a los niños a clase por no tener transporte

"Es el cuarto año que llevo a mi hijos al colegio en mi coche", dice una madre, ya que no existe una ruta escolar hasta Broto. La otra familia del pueblo, que llegó en junio, no dispone de vehículo.

Los cinco menores de Asín. El mayor va al instituto, tres están escolarizados y el otro, el próximo año.
Los cinco menores de Asín. El mayor va al instituto, tres están escolarizados y el otro, el próximo año.
Heraldo

El 1 de octubre, Micael, Ibón y Garien, los tres niños de Asín de Broto en edad escolar, dejaron de ir a clase. La decisión la tomaron los padres como medida de presión porque no están incluidos en ninguna ruta de transporte y son ellos los que los lleven cada día a la escuela de Broto, a 12 kilómetros.

"Hacía 50 años que no había niños en Asín", comenta Paula Acín, una de las madres afectadas. Ella reside aquí con sus dos hijos, de 3 y 6 años, y este verano ha llegado una familia con otros tres menores gracias a la oferta de una vivienda social para asentar población. De estos, uno va al instituto (en bicicleta, hasta el punto donde lo recoge el autobús), otro de 10 años está escolarizado en Broto y el pequeño se incorporará el curso próximo.

Paula está harta de excusas. "Dicen que no hay ningún taxi que pueda realizar el servicio, que no es cuestión de dinero. Nos piden tiempo, pero no vamos a darles más. Es el cuarto año que llevo a mi hijos al colegio", explica esta madre. Ella asegura que los mayores quieren ir a clase, pero "ha llegado el momento de tomar una triste decisión". "No me gusta que pierdan días. Además el de 6 años está aprendiendo a leer". 

Desde que su hijo Ibón, ahora en 1º de Primaria, se escolarizó, Paula se ha encargado de llevarlo con su coche porque la ruta no pasa por Asín. A cambio recibe una beca de transporte de 700 euros al año. Este curso se ha incorporado su otro hijo, Garien, de 3 años, y otro de los menores que han llegado al pueblo, Micael, de 10, al que también acerca ella hasta Broto, ya que su madre no dispone de vehículo.

"Tengo una reducción de jornada y todavía me la he tenido que recortar más", explica, ya que trabaja en la recepción de un hotel. Debería entrar a las 16.00, pero los niños salen de clase a las 17.00. Se pregunta quién los llevaría si se rompe una pierna y no puede conducir o se avería el coche.

La Comarca de Sobrarbe, con las competencias de transportes escolar transferidas merced a un convenio con la DGA, les prometió en junio que el problema estaría solucionado en septiembre, y luego que el 1 de octubre, asegura Paula Acín. Y hasta ahora. De ahí el recurso a la huelga. "Primero nos dijeron que faltaba un papel y ahora que es necesario hacer una adenda al convenio y puede tardar tres meses".

El Ayuntamiento de Broto, aclara, ha mediado para buscar un taxi y costearlo con la beca y una ayuda municipal, pero de momento no han encontrado. "Tenemos una posibilidad aún pero lo estamos buscando nosotros". No se plantean irse a Broto para tener la escuela más cerca porque en Asín está su casa familiar y es una opción de vida, y destaca la paradoja de que la nueva familia haya dejado Barcelona con tres niños para contribuir a poblar la zona "y ahora se encuentre con estos problemas".

El departamento de Educación ha recordado que mientras no haya una ruta tienen la beca, pero deja la solución en manos de la Comarca. Y recuerda que "los niños deben estar escolarizados".

Por su parte, la Comarca trabaja en una solución. Su presidente, José Manuel Bielsa, entiende que una de las familias no dispone de coche privado. "No había ruta, para crear una nueva hay que ver si técnicamente es posible y luego contactar con los centros. Estamos en este trámite". Luego se hará la adenda al convenio y debe pasar por Consejo de Gobierno. El caso no es excepcional, aclara, ya que hay niños de otros pueblos a los que llevan sus padres hasta la ruta principal.

Etiquetas
Comentarios