Huesca

huesca

Casi una década recuperando los tesoros del valle de Broto

La Escuela Superior de Conservación y Restauración de Aragón acaba de intervenir en unas pinturas en la ermita de San Blas por encargo de la Asociación de Amigos del Valle, que ha recuperado ya cuatro templos.

Hace casi una década, un grupo de jubilados de Broto decidieron movilizarse para intentar frenar el deterioro de San Clemente, una de las ermitas que embellecen el valle, y gracias a la ayuda de todo el pueblo consiguieron restaurarla. La experiencia fue tan grata que desde entonces han continuado impulsando la recuperación de su rico patrimonio y acaban de afrontar el cuarto y último proyecto en la ermita de San Blas.

La asociación acometió una primera intervención arquitectónica en este templo, que se encontraba en muy malas condiciones, pero para poder acabar el trabajo, contactó con la Escuela Superior de Conservación y Restauración de Aragón (Escyra), que tiene su sede en Huesca, ya que aparecieron unas valiosas pinturas y querían asesoramiento profesional para mantener estos revestimientos policromados.

Desde la Escyra realizaron un primer estudio con catas y recogida de muestras para definir los problemas que afectaban al conjunto mural de la capilla de San Cristóbal, y desde entonces han realizado tres campañas de verano con estudiantes voluntarios para que tengan un primer acercamiento al mundo profesional. "Estas campañas siempre tienen un objetivo claro: ampliar la experiencia con trabajos profesionales a los que no tienes acceso en la escuela porque no se pueden trasladar allí, como ocurre con una pintura mural, además de acometer un proyecto integral en un tiempo limitado", explica Guillermo Torres, jefe del departamento de Restauración y profesor de pintura mural y sobre tabla. En años anteriores también hicieron campañas en la estación de Canfranc y en Rasal (Arguis).

Esta tercera y última fase comenzó a finales de junio y concluyó hace pocos días. Torres destaca la importancia de estas pinturas "porque es un conjunto que estaba muy mal conservado y cubierto con muchas capas de cal y yeso e incrustaciones de carbonato que se habían ido generando con los años", Y aunque lamenta que queda muy poca policromía sobre la que poder intervenir, "la que hay es muy interesante y además está hecha con una técnica pictórica muy compleja por lo que más que desde el punto de vista artístico, hay que valorarlas en un sentido histórico y documental".

Asegura, además, que el mural estaba erróneamente datado ya que sus estudios han permitido situar su origen en el siglo XVI, "es decir, que son mucho más antiguos de lo que se pensaba".

Este año, la gran sorpresa ha sido la aparición de una imagen de Santa Catalina oculta hasta ahora bajo varias capas de incrustaciones y en la que aparece caminando sobre los tallos de los motivos florales decorativos que se despliegan por toda la capilla.

La Asociación de Amigos de Broto y su Valle confía en poder celebrar la inauguración de esta compleja restauración el próximo 23 de agosto, en el encuentro anual que suelen organizar en esta ermita de San Blas.

El presidente, José Luis Febas, recuerda que la entidad nació en 2010 promovida por los jubilados de Broto "con el objetivo de restaurar primero una ermita que se estaba cayendo, la de San Clemente". Gracias a la ayuda de todos los vecinos, lo lograron y la asociación se amplió luego a más personas del municipio.

Desde entonces han promovido también la restauración de la ermita de Morillo, donde tuvieron que costear incluso el alquiler de un helicóptero por las dificultades de acceso, la de Santa Elena y esta última de San Blas, donde cambiaron el tejado "y haciendo los interiores aparecieron las pinturas que ha acabado de recuperar la Escuela", relata.

Todas las actuaciones han sido financiadas con las cuotas de los 230 socios, la venta de lotería, alguna subvención pero, sobre todo, con la venta de un calendario. Además, agradecen el apoyo que han tenido para poder realizar estas intervenciones de la parroquia y de la diócesis como propietaria de los templos.

Una vez finalizada esta última, la asociación se va a tomar un respiro porque no tiene a corto plazo ningún proyecto en mente. Quedaría pendiente la restauración del puente antiguo de Broto, para lo que en su día también impulsaron un estudio, "pero es algo que depende más del Ayuntamiento porque es de mayor envergadura", señala Febas.

Etiquetas
Comentarios