Despliega el menú
Huesca

El Museo de Lérida exhibe ante Quim Torra un retablo gótico de una iglesia de Capella

La obra ha sido cedida en depósito al Museo Diocesano por el empresario Tatxo Benet, quien ha asegurado que el Gobierno aragonés no quiso ejercer el derecho de retracto.  

El presidente de la Generalitat ha asistido a la presentación.
El presidente de la Generalitat ha asistido a la presentación, junto a Tatxo Benet.
Amado Forrolla/Segre

El Museo de Lérida ha incorporado a sus fondos un retablo gótico procedente de la iglesia de la localidad aragonesa de Capella. Y lo ha hecho no discretamente sino con un acto público al que ha asistido en la tarde de este martes el propio presidente de la Generalitat, Quim Torra. La obra ha sido cedida en depósito por su propietario, el empresario leridano Tatxo Benet, "consciente de la trascendencia histórico-artística de esta obra y de la importancia que tienen para el museo a la hora de completar su discurso sobre la historia de la Franja", ha justificado el centro. 

El empresario lo compró a un anticuario que a su vez lo había adquirido en una subasta. Según ha declarado en Lérida, la operación fue comunicada al Estado y al Gobierno aragonés por si querían ejercer el derecho de retracto (adquisición preferente), pero no les interesó. Los trámites se prolongaron casi un año. Benet ha explicado que la compró porque después de la entrada de la Guardia Civil en diciembre de 2017 para recuperar las obras del monasterio de Sijena "quería ayudar" y los conservadores del Museo le recomendaron el retablo de San Bartolomé.

Tatxo Benet, socio fundador de Mediapro junto a Jaume Roures, ya manifestó hace tiempo que intentaría compensar al Museo por la salida de los obras aragonesas. El primer paso fue exhibir la polémica obra ‘Presos políticos en la España contemporánea’, de Santiago Sierra, que fue retirada de Arco, y que se pudo ver meses después en la sala de exposiciones temporales. En ella aparecen pixeladas, imágenes del líder de ERC, Oriol Junqueras; de los jóvenes detenidos por agresión a dos guardias civiles en Alsasua (Navarra); activistas del 15M, o los anarquistas que fueron condenados por atentar en la Basílica del Pilar.

Ahora ha cedido el retablo de san Bartolomé, obra de Pere Espallargues, procedente de la iglesia de San Martín de Capella. Según el Museo, se encuentra en buen estado de conservación y la obra ha permanecido íntegra, algo excepcional tratándose de un retablo, porque normalmente se fragmentaban. La Generalitat de Cataluña lo ha incluido en el Catálogo del Patrimonio Cultural y la ha declarado "inexportable". Se exhibirá hasta finales de septiembre. De momento está en el vestíbulo, pero luego pasará a la zona donde se mostraban las piezas aragonesas que volvieron al monasterio de Sijena por orden judicial.

Al acto, además del presidente de la Generalitat, han asistido la consejera de Cultura, la presidenta de la Diputación de Lérida, el alcalde de la ciudad y el director del Museo.  

El retablo salió de la parroquia de origen a principios del siglo XX y fue a parar a Estados Unidos, según ha explicado el Museo. No se conocía su paradero hasta 1947. Había estado en una colección de Nueva York, la Marie Sterner Gallery, que a su muerte se dispersó. No se sabe cuando volvió a España ni tampoco cuándo lo adquirió el propietario que lo subastó. 

Salió a la venta en la casa de subastas 'online' Setdart el 22 de diciembre de 2017 y la adquirieron unos anticuarios que luego la vendieron al empresario leridano. El valor del retablo se estimó entre los 200.000 y los 250.000 euros. Poco antes de la operación, la Generalitat de Cataluña procedió a incoar el expediente para incluir la obra en el Catálogo del Patrimonio Cultural y declararla inexportable. 

El Museo de Lérida mantiene en sus fondos 113 obras de las parroquias aragonesas que le reclama el Obispado de Barbastro-Monzón. El juicio por la propiedad y posesión de los bienes se celebró en mayo y está pendiente de sentencia.        

Etiquetas
Comentarios