Huesca

cultura

Música y danza sobre lagos, embalses y hasta una piscina

Una compañía francesa ofrece ocho actuaciones sobre el agua en Barasona, la Sotonera, Panticosa y Murillo de Gállego. El espectáculo 'El piano del lago' lleva ya varios años de gira por Francia y ahora recala en Aragón. 

Una de las actuaciones de los músicos.
Una de las actuaciones de los músicos.
Sophie Goyard

Un espectáculo singular de música y danza sobre el agua, 'El piano del lago', que lleva seis años recorriendo Francia, llega este verano a Aragón, para ofrecer ocho conciertos este mes de julio en los embalses de Barasona y la Sotonera, el lago del balneario de Panticosa e incluso una piscina con vistas a los Mallos de Riglos. En ellos intervienen la cantante, pianista y violinista Delphine Coutant, el violonchelista Daniel Trutet y la bailarina Mónica Cofiño, que comparten con el público "la magia de tocar y bailar suspendidos en el agua".

La compañía ha realizado 500 actuaciones para más de 100.000 espectadores siempre sobre el agua, ya sea en entornos naturales o urbanos, en las orillas de lagos, ríos o playas, "con el cielo como nuestra única carpa". Su reclamo es que el agua es "una fuente de emoción visual y sensorial" y a ella se une él arte a través de la música y la danza. 

Este año han decidido extender su gira por España. Así, el 11 y 12 de julio participarán en el Festival Nocte de Graus con un concierto en la base náutica municipal del embalse de Barasona. El 13 y 14 actuarán en el club náutico del embalse de la Sotonera. Del llano se van a la montaña y de una masa de agua artificial a una natural, ya que el 16 y 17 estarán en el lago del balneario de la Panticosa. Antes de dirigirse a Navarra, el 18 y 19 el piano flotará en la piscina del campin Armalygal, con vistas a los Mallos de Riglos, en Murillo de Gállego.

El espectáculo' es una coproducción de Le Piano du Lac y La Voliere aux Pianos. Comienza al atardecer, a las 20.00, cuando los músicos "suben a bordo", y se prolonga hasta las 21.15.  Según explica la compañía, su propuesta pretende ser una alternativa a los conciertos clásicos, para disfrutar de la experiencia de tocar suspendidos en el agua, con instrumentos adaptados al paisaje y a la interpretación al aire libre. "Se escucha música en el corazón de los árboles, en medio de un río...".  

Su singularidad se extiende al cobro de las entradas, ya que hay una taquilla voluntaria con un precio aconsejado de 10 euros. Las entradas se pueden adquirir a través de la web (https://www.billetweb.fr/embalse-de-barasona-huesca) o en el lugar del concierto media hora antes. 

Etiquetas
Comentarios