Despliega el menú
Huesca

HUESCA

Nueva tienda solidaria en Huesca

Los Hermanos Franciscanos de Cruz Blanca en Huesca han inaugurado su tienda de comercio justo junto al centro de escucha, que ya ha atendido a 15 personas.

dav
La tienda de Cruz Blanca en Huesca ofrece productos de comercio justo.
M. B.

Una labor callada, desinteresada y cercana a aquellos colectivos que a menudo se quedan sin voz tiene cada vez una mayor visibilidad. Este es el cometido de los Hermanos Franciscanos de Cruz Blanca en Huesca, que han inaugurado este lunes su nueva tienda solidaria con motivo de la festividad de la Encarnación, su copatrona, en un acto en el que también han realizado el balance de sus actuaciones en 2018 al lado de las 900 personas que viven solas en la capital, según los datos aportados por esta asociación. El padre Juan Vela ha ejercido de anfitrión y ha valorado un año “muy bueno porque nos hemos encontrado con gente impresionante”.

Cruz Blanca ha cumplido más de 40 años de presencia en Huesca y Aragón y su objetivo es acoger a las personas más vulnerables de la sociedad con un modelo centrado en la persona y la dignidad y con presencia del voluntariado como valores fundamentales. Más de 300 personas acompañan en esta labor a los Hermanos Franciscanos, y la apertura de la tienda solidaria representa un paso más en el afán y el compromiso por mejorar la calidad de vida de los oscenses.

El establecimiento se ubica en el centro de escucha de la calle de Calatayud, 31, que se estrenó el pasado mes de octubre y en el que se atiende a personas en situación de soledad, desamparo, situaciones de duelo… Colabora un nutrido grupo de voluntarios con formación en relación de ayuda y escucha activa. Asimismo, en la tienda solidaria se venden productos elaborados por los residentes de la Casa Familiar San Lorenzo y es un punto de productos de comercio justo.

“Esos cerca de 300 voluntarios trabajan de una manera generosa y comprometida en la construcción de un mundo mejor”, ha destacado Juan Vela, quien celebra que se hayan dado “pasos adelante con proyectos como este, un centro de escucha para quienes necesitan ser escuchados. En el Reino Unido hay una secretaria de Estado para escuchar y pelear contra la soledad”.

En España, unos 2,5 millones de personas viven solas. 900 de ellas en Huesca. Cruz Blanca también se marca el objetivo de “paliar el suicidio y ayudar a la gente cuando pierde el rumbo. Es el primer motivo de muerte externa. 4.000 personas se suicidan al año, lo que provoca más fallecidos que en los accidentes de tráfico. La muerte de un ser querido o la pérdida de trabajo hace que todo se venga encima. Queremos ayudar, acompañar y estar al lado”. La casa de acogida recibió a 90 personas, 24 de ellas por vez primera con problemas relacionados con enfermedades metales, VIH o multidependencias.

15 personas ya han pasado por este centro de escucha desde su apertura y todavía hay “mucho por lo que trabajar”. El local de la calle de Calatayud cuenta con dos nuevas aulas de formación para la búsqueda de las personas y de trabajo, 144 usuarios “que necesitaban este apoyo, a la persona y a toda la familia también: ayuda escolar, formación y acompañamiento”. El programa o Cambalache funciona desde hace 26 años para tratar a las mujeres altamente vulnerables y por él pasaron 466 aragonesas en 2018. “Entonces no era tan común la trata de personas y la vulneración de derechos fundamentales”, ha añadido Vela, quien ha recordado los tres principios que rigen la labor de los Hermanos Franciscanos: “Acoger, acompañar y transformar”.

La nueva tienda representa “un proceso de madurez, y un paso más es trabajar por un comercio justo, por objetivos de desarrollo para conseguir un mundo mejor”. Juan Vela ha rememorado los primeros pasos de la casa familiar, en una época en que “los enfermos de sida fallecían a nuestro lado. Es ahora una enfermedad crónica pero con las mismas tasas de contagio que hace 20 años. O las drogas. Todo ha evolucionado”. También ha lamentado “la pérdida de subvenciones muy importantes. Nosotros somos capaces de paliar las deficiencias que otros no ven”.

Etiquetas
Comentarios