Despliega el menú
Huesca

huesca

La construcción de viviendas crece pero es solo la décima parte que en los años de bonanza

En el año 2018 se visaron 584 inmuebles de obra nueva en la capital y la provincia de Huesca.

Imagen 20190308173449_4M7A8320
Promoción de viviendas recién construidas en la calle Loreto, en el centro de Huesca.
Rafael Gobantes

El sector de la construcción y la promoción inmobiliaria crece en la provincia de Huesca, pero lo hace muy lentamente y repunta en algunas zonas más que en otras. Durante el año pasado, el número de viviendas visada fue de 584, lo que representa solo una décima parte de lo que se edificaba en los años previos a la crisis, como 2006.

Más positivas son las cifras que incluyen además de la obra nueva los trabajos de ampliación y reforma y que en 2018 llegaron a 884. Es el mejor dato desde 2010, pero está lejos de la media de los 1.500 visados anuales, como en los años anteriores al ‘boom’ de la construcción, es decir desde 1994 a 1996.

La Federación de Asociaciones de la Construcción (FAC), que celebra este sábado su asamblea anual en Villanueva de Sijena, analizará la evolución del sector en la provincia, que avanza al ralentí y que todavía no ha alcanzado una actividad "lógica y continuada en el tiempo" que permita hablar de estabilidad.

Según el balance de la FAC correspondiente a 2018, la compraventa de vivienda de segunda mano no se ha resentido y es similar a la registrada 12 años atrás. La gerente de la Federación, Manuela Pastor, indica que "ocho de cada diez inmuebles que se venden son de segunda mano".

Un dato alentador es que las viviendas de nueva construcción ya empiezan a adquirirse, en su mayoría, sobre plano y el perfil de los compradores ha cambiado. "Hasta hace poco, eran familias que cambiaban su casa de dos habitaciones por otra de tres o cuatro (que siguen siendo las más demandadas), pero ahora, como no es muy rentable tener el dinero en el banco, se vuelve a invertir en ladrillo", explica. "Además, en Huesca funcionan bien los alquileres" añade.

En la capital oscense se han construido algunas promociones destacadas como la del Luces de Bohemia, en el Coso, y la de la calle Loreto, también el centro de la ciudad. Hay una pequeña obra en la plaza del Justicia, otra en la calle Lanuza y bloques en el polígono 41. "Los promotores son precavidos y construyen por fases, según venden", dice Pastor. De momento, el efecto de la reapertura del cuartel Sancho Ramírez, al que llegarán 700 militares en 2020, aún no se nota.

En la provincia, la construcción repunta en Benasque, Sallent de Gállego y Panticosa. Este movimiento tiene su reflejo en el empleo. En 2018, la contratación en el sector se incrementó el 8%. "Pero desde 2006 se han perdido unos 6.000 (60%) puestos de trabajo", apunta la gerente de la FAC. Con la crisis, muchos albañiles, yeseros o alicatadores se marcharon a otros sectores y gran parte de los que quedaron están a punto de jubilarse. "Esto conlleva que las empresas tengan auténticos problemas para encontrar personal, y sobre todo que esté cualificado", explica.

La FAC ya se ha reunido con el Ayuntamiento oscense para poner en marcha cursos de albañilería y formar a desempleados sin experiencia en el sector de la edificación. La Federación insiste también en la necesidad de potenciar en Huesca el Ciclo de FP Técnico en Construcción.Esta solicitud llegará a ser una exigencia a medio plazo. "Así, la gente llegaría formada a la empresa y con un aprendizaje adquirido", señala Pastor.

La obra pública

Al contrario que la promoción privada, la evolución de obra pública es negativa. En 2018 bajó un 50% con respecto a 2017. La inversión total en este último año ha sido de 110 millones de euros licitados en la provincia de Huesca, frente a los 238 millones del ejercicio anterior al año 2017.

Dentro del este marco pesimista, es positivo el incremento que ha experimentado la licitación local (no había una partida tan alta desde el año 2010) proveniente de la Diputación Provincial de Huesca y los ayuntamientos de la provincia. Según los datos que maneja la FAC, cada euro que se invierte en obra pública "duplica su valor en la actividad económica que la misma genera en su entorno" y beneficia a sectores como el transporte, la distribución y la hostelería y comercio, entre otros. "Y por cada millón de euros invertidos se genera un total de 18 puestos de trabajo directos y otros 45 indirectos", afirman los constructores.

Etiquetas
Comentarios