Despliega el menú
Huesca

Detenidos por confinar a una embarazada y dos niños en una habitación y obligarlos a trabajar

Estaban totalmente aislados, ya que se les impedía la relación con terceras personas, aprender el idioma e incluso tener acceso a la programación televisiva

La Guardia Civil, en el registro del domicilio
La Guardia Civil, en el registro del domicilio
Guardia Civil

La Guardia Civil ha detenido a dos personas que captaron a una mujer embarazada y sus dos hijos menores, de 4 y 6 años, mediante engaño para que viajaran a España con el fin de explotarlas. Se encontraban retenidos y vivían en una minúscula habitación del domicilio, donde eran obligados a fabricar enchufes. Los arrestados son un hombre y una mujer residentes en la comarca del Somontano, a los que se imputa un delito de trata de seres humanos, otro de lesiones y otro contra los derechos de los trabajadores.

La investigación se inició a mediados del mes de enero. A través de la Fundación Cruz Blanca, la Guardia Civil tuvo conocimiento de que una mujer y sus dos hijos menores habían estado retenidos en una vivienda de la comarca del Somontano, donde habían sido obligados por sus propietarios bajo coacciones y maltrato a realizar trabajos por los que no se les remuneraba. Agentes de la Unidad Orgánica de la Policía Judicial de la Guardia Civil de Huesca se desplazaron al lugar donde se encontraban acogidos.

Según ha explicado la Comandancia de Huesca, la madre embarazada y sus dos hijos menores fueron traídos de Rumanía por un familiar de los supuestos autores que, abusando de su situación de necesidad familiar y económica, organizó un viaje a España con la promesa de un mejor futuro para todos ellos. Una vez llegaron al domicilio, comenzaron a ser víctimas de explotación laboral, siendo obligados a realizar tareas domésticas y fabricar enchufes que eran vendidos, no percibiendo por ello ningún tipo de remuneración. Además todos ellos quedaron retenidos, viviendo confinados en una habitación de 9 metros cuadrados de la casa y les arrebataron la documentación, desconociendo totalmente el idioma y bajo la amenaza de que en España era común robar niños en la calle siendo extranjeros.

“Además se les impedía la relación con terceras personas, aprender el idioma o tener acceso a la programación televisiva, lo que suponía su total aislamiento y que no pudieran conocer sus posibilidades de abandonar el encierro. Ante la negativa a obedecer lo impuesto por los supuestos autores, éstos proferían amenazas, llegando a incurrir en maltrato físico y psicológico”, ha detallado la Guardia Civil.

El 19 de febrero se procedió a la detención de los supuestos autores, un hombre y una mujer de 39 y 35 años. También se llevó a cabo un registro domiciliario en el que se localizó un ordenador portátil, teléfonos, varios enseres de menores, herramientas y material para la fabricación de los enchufes y diversa documentación. Los detenidos fueron puestos a disposición del Juzgado de Instrucción nº 2 de Huesca, que decretó la libertad con cargos.

Etiquetas
Comentarios