Despliega el menú
Huesca

La Cartuja de Monegros celebra unida su 50 aniversario

Unas 500 personas han participado en los actos organizados, que han permitido rendir un merecido homenaje a los primeros habitantes de este pueblo de colonización.

Descubierto el monolito con el nuevo escudo de la ciudad.
Descubierto el monolito con el nuevo escudo de la ciudad.
P.P.A

La Cartuja de Monegros vive este sábado una jornada muy emotiva, repleta de alegría y reencuentros, gracias a la celebración de su 50 aniversario. Alrededor de 500 personas han querido unirse a los actos organizados, que han permitido rendir un merecido homenaje a aquellas primeras familias que con esfuerzo, ilusión y unión lograron crear un hogar en mitad de Los Monegros.

"Me emociona ver el pueblo vivo y lleno de gente, ya que nuestro principal objetivo era reunir a los que vivimos aquí con los que están fuera con el ánimo de mantener los lazos de unión y disfrutar de un gran día de convivencia", ha señalado Natalia Pérez, portavoz de la Comisión del 50 aniversario de La Cartuja de Monegros.

En su caso, es hija de primeros colonos, Blas Pérez, natural de Añón de Moncayo (Zaragoza), y Ángeles Sancho, de Pitarque (Teruel), que han estado presentes en las celebraciones, disfrutando de la posibilidad de volver a reunirse con amigos y familiares. Tras casarse, ambos tomaron posesión de su nuevo hogar en 1968, año de la fundación del pueblo, que es tan longevo como su propio matrimonio. "Aunque hemos tenido que trabajar muy duro, aquí hemos sido muy felices, gracias a la unión y solidaridad que siempre ha existido", ha señalado la pareja.

Las celebraciones del 50 aniversario han contado con la presencia del presidente de la Diputación Provincial de Huesca, Miguel Gracia, que ha alabado "la capacidad de lucha y sacrificio de aquellos primeros colonos que conquistaron el desierto de Los Monegros", haciendo frente a numerosas dificultades, desde la falta de recursos hasta la improductividad de algunas tierras. También ha reconocido a las familias que tuvieron que abandonar sus tierras en beneficio de la extensión de los regadíos, que es el germen de estas nuevas poblaciones, así como a los funcionarios del Instituto Nacional de la Colonización.

En Los Monegros, a través de este organismo, fueron creadas diez localidades, dentro de un proceso mucho mayor impulsado por el régimen franquista, en el que fueron construidos 300 pueblos y movilizadas 50.000 familias de todo el país, tras la construcción de 11.000 kilómetros de acequias y canales y la nivelación de 113.000 hectáreas de terreno.

Un ejemplo de repoblación

En su intervención, Gracia también ha señalado que el proceso de la colonización puede servir de "ejemplo" ante el problema actual de la despoblación. En su opinión, si en aquellos años con menos recursos y administraciones fue posible crear estas nuevas poblaciones también deben encontrarse ahora los mecanismo necesarios para repoblar el medio rural.

Por su parte, el alcalde de Sariñena, Francisco Villellas, se ha mostrado convencido de que la población "tiene futuro", alabando la decisión de las nuevas familias que han decidido asentarse en La Cartuja de Monegros. En la actualidad, esta pedanía de la capital monegrina suma unos 300 habitantes.

El primer edil también ha elogiado la "valentía y lucha" de aquellos primeros pobladores que dejaron atrás todo lo conocido para crear un nuevo hogar así como su capacidad de aunar sus diferentes estilos de vida, costumbres y tradiciones, ya que procedían de distintos puntos de España como Andalucía, Extremadura, Galicia, Castilla La Mancha, Castilla y León o Aragón.

Las celebraciones han arrancado con una misa baturra y después, ha sido descubierto un monolito con el escudo de la localidad, que ha sido creado con motivo de esta efeméride y que será un nuevo signo de identidad de la población. Dentro del mismo, hay cuatro imágenes vinculadas al origen de la localidad: la Cartuja de Nuestra Señora de las Fuentes, de la que toma su nombre; las estrellas de su patrón, San Bruno; la tajadera de la acequia madre, que habla de la importancia del agua y la agricultura; así como las barras de Aragón. La pieza es obra del maestro cantero Fernando Elboj.

El programa de actos ha incluido además una gran comida de hermandad y después, estaba previsto disfrutar de un café concierto a cargo de la orquesta Nueva Saturno, la misma que ofrecerá después una completa sesión de baile. También hay programado un pasacalles con el grupo Circo Internacional Artmósfera así como un concierto con el grupo Los Iguana.

Etiquetas
Comentarios