Despliega el menú
Huesca

Las tres empresas cárnicas del grupo Pini en la Litera generarán 1.680 empleos

La compañía italiana prevé una inversión de 132 millones de euros entre los centros de Binéfar, San Esteban y Albelda.

Trabajos de edificación del matadero de Pini en el polígono industrial de Binéfar.
Trabajos de edificación del matadero de Pini en el polígono industrial de Binéfar.
Rubén Coll

Más de 132 millones de euros. Esa es la cantidad a la que asciende el total de las inversiones que va a realizar el grupo Pini en la comarca de la Litera. Es una gran apuesta empresarial en este territorio que generará 1.680 puestos de trabajo cuando las industrias se encuentren a pleno rendimiento.

El 17 de agosto de 2017, hace poco más de un año, se presentó en la sede del Gobierno de Aragón el proyecto de mayor envergadura de la empresa italiana. Javier Lambán recibió a Piero Pini, máximo propietario del grupo, que junto al alcalde de Binéfar, Alfonso Adán, y el concejal de Desarrollo Sostenible, José María Isabal, ofreció las escalofriantes cifras del nuevo matadero porcino que construiría en la localidad.

En total, una inversión de 70 millones para poner en marcha la industria cárnica que sacrificará unos 3 millones de cerdos al año en un inicio, que llegarán a 6 cuando se alcance a la máxima productividad. Además, creará 700 puestos de empleo cuando arranque la actividad y 1.600 en la fase final. Las instalaciones dispondrán de 55.000 m2.

La licencia de obra para empezar la construcción se le concedió definitivamente el pasado 8 de agosto. Desde entonces, la actividad se desarrolla a pleno rendimiento, en tres turnos de 8 horas para cumplir los plazos. Tras las complicaciones en los trámites para obtener los permisos, el grupo italiano se marca principios de 2019 para comenzar la producción. Para ese primer año se calcula un movimiento económico de 505 millones de euros, aunque para 2023 la estimación es de 1.260 millones.

Centro de salud y colegio

El impacto demográfico que registrará Binéfar supone un gran reto para el Ayuntamiento, que de momento ya ha conseguido poner en marcha la construcción de un nuevo centro de salud –el actual atiende a más de 12.000 tarjetas sanitarias y no puede ofrecer un servicio óptimo– y un nuevo colegio público, el cual funcionará a partir del curso 2019/2020. También se edificarán 60 viviendas. El alcalde, Alfonso Adán, reconocía que «nuestro objetivo es conseguir un efecto positivo para la población».

Para los primeros meses del próximo año también se espera estrenar el matadero de San Esteban de Litera. Unos 10 kilómetros separarán las dos industrias para abordar dos mercados distintos, ya que en este se sacrificarán exclusivamente cerdas madres. La inversión de este proyecto alcanzará los 12 millones de euros. Se crearán unos 50 empleos con posibilidad de llegar a los 100 conforme aumente la actividad. La capacidad de sacrificio inicial será de 125 cerdas al día, pero las instalaciones están dimensionadas para lograr un máximo de 1.500 diarias. El matadero ocupará una nave de 7.979 m2 y se instalará una balsa para almacenar agua de 10.000 metros cúbicos de capacidad, una depuradora de aguas residuales para el tratamiento de 450 m3 al día y una estación de tratamiento de agua potable para el mismo volumen.

Las obras podrían arrancar en la segunda quincena de septiembre puesto que ya se cuenta con todos los permisos necesarios, incluida la licencia de obras que concedió el Ayuntamiento de San Esteban hace tres semanas.

Los puestos de trabajo que generará Litera Meat, filial del grupo Pini, se suman a los 50 de la nueva incubadora de huevos de la multinacional Aviagen, la cual también se ha implantado en el municipio y cuya apertura será inminente. Ambas han apostado por el empleo de proximidad, lo que supone dos grandes oportunidades para asentar y atraer nuevos habitantes a San Esteban que, como la gran mayoría de poblaciones de la Litera Alta, lucha contra la despoblación.

Cerrando el círculo

El proyecto que cierra el círculo y que se materializará en último lugar es el secadero de jamones de Albelda. A mediados de 2019 será una realidad, aunque aún no han concluido los procedimientos para la obtención de las licencias. La construcción podría comenzar a construir en noviembre, si el Inaga resuelve positivamente a la solicitud del plan de modificación del suelo y no se presentan alegaciones durante la exposición pública.

El secadero creará 80 empleos y producirá 3 millones de jamones y 500.000 paletas de cerdo al año. La inversión rondará los 50 millones de euros, con unas instalaciones de 45.900 m2. Como en San Esteban, la preocupación del Ayuntamiento de Albelda es la pérdida de población. En los últimos 10 años, el descenso ha sido de 300 habitantes. Por ello, la alcaldesa, M.ª Ángeles Roca, se mostró muy satisfecha de presentar una industria de esta importancia, que «permitirá cambiar dinámicas sociales, de desarrollo y empleo de cara a futuro».

Como vicepresidenta de la Comarca, Roca indicó que «es una gran ocasión para que Albelda y los municipios cercanos la aprovechen y todos nos beneficiemos y podamos beneficiar a los nuevos vecinos que puedan llegar».

El aterrizaje del grupo Pini en la Litera no es una casualidad. La provincia de Huesca es una de las mayores productoras de porcino, con un 10% de la cabaña nacional, por lo que la materia prima está asegurada. Además, el porcentaje de sacrificio no llega al 2%, lo que sumado al número de granjas en la zona ofrece el mejor escenario para sus proyectos.

Etiquetas
Comentarios