Despliega el menú
Huesca

Monzón hace historia con la fiesta de los templarios

Este fin de semana se celebra el homenaje a Guillém de Mont-rodón para conmemorar la estacnia de Jaime I en su castillo

El Homenaje a Guillém de Mont-rodón, en Monzón, alcanza este fin de semana su mayoría de edad y lo hace consolidado como una fiesta de referencia histórica a nivel nacional. Así lo ha manifestado este mediodía Antonio Madrid, el presidente de la Asociación Española de Fiestas y Recreaciones Históricas de la que la ciudad del Cinca forma parte desde hace dos años con su homenaje, declarado desde hace tres fiesta de interés turístico de Aragón.

«Monzón está consolidado a nivel nacional e internacional como un referente a través de la Confederación Europea de Fiestas y Manifestaciones Históricas. Está subiendo muy fuerte en la recreación, que debemos aupar entre todos porque es una alternativa al turismo de costa y montaña. Este homenaje todavía lo va a ascender más porque tiene una impresionante puesta en escena, ricos vestuarios, participación ciudadana y una perfecta organización», señaló Madrid durante el acto institucional que este año se celebró en el Auditorio de San Francisco –la catedral estaba ocupada por celebraciones religiosas-.

Representantes de las asociaciones participantes en este homenaje subieron al estrado de un escenario también cargado de historia, ya que el auditorio se levanta sobre un antiguo convento franciscano que ordenó levantar San Francisco de Asís tras pasar por Monzón en peregrinaje a Santiago, en 1214, año en el que Jaime I llegaba también a la fortaleza. Y es que el Homenaje a Mont-rodón está ambientado entre los años 1214 a 1217, cuando el futuro rey Jaime I estuvo custodiado en el castillo de Monzón, bajo la tutela del maestre templario Guillem de Mont-rodón.

Dos damas juglares fueron recreando la historia de cómo Jaime I se educó en Monzón para convertirse años más tarde en el Conquistador. Los concejales de Cultura y Turismo y de Desarrollo, Adelardo Sanchís y Gonzalo Palacín, depositaron una corona de laurel a los pies de la escultura de Mont-rodón. Y el alcalde, Álvaro Burrell, llamaba a los asistentes a disfrutar «de un fin de semana festivo en el que recreamos de forma muy profesional el siglo XIII. Venimos de un crisol de culturas cristiana, mozárabe, judía, tenemos un pasado templario y la tarea de recuperar esa historia nos compete a todos. Mont-rodón es un proyecto de ciudad, una tradición más de Monzón y entre todos gana en cantidad y calidad». La Coral Montisonense puso el brocho de oro a este acto institucional, arropado por cientos de personas.

La gran participación de público llegado de varios puntos de España marcó la jornada principal que se desarrolló con gran ambiente –pese a la amenaza de lluvia por la tarde- por las calles del centro de la ciudad del Cinca y en su castillo. La capital del Cinca Medio ha regresado este fin de semana a los tiempos en los que la Encomienda templaria de Monzón dominaba varias comarcas altoaragonesas. Noventa puestos artesanales engalanan las inmediaciones de la plaza Mayor, donde hay danzas y música. Un campamento militar se ha instalado en el parque de la Azucarera y por las calles vuelven a caminar monjes guerreros de varias hermandades y asociaciones de corte templario, grupos de recreacionistas o de teatro que participan en otras grandes fiestas como la de los Amantes de Teruel, las de Moros y Cristianos en Levante, en Ponferrada, La Rioja…

De Valencia o Barcelona

«Es la primera vez que venimos y está muy bien montado. Nos encantan todas las fiestas templarias y estamos encantados de participar en Monzón donde la gente es muy hospitalaria. Hemos visto templarios de muchos sitios hasta de Francia», señalaba el barcelonés Manuel Santiago, miembro de la Orden de la Noche de los Amigos Templarios de Ponferrada.

De Valencia llegaba el alicantino Juan Pedro Cruz, miembro de la Hermandad Templaria Ibérica, que también participaba por primera vez en el Homenaje: «Hemos venido de varios grupos y estamos encantados. Volveremos porque lo estamos pasando muy bien, la gente es excelente y aquí hay una simiente muy buena para poder cosechar algo muy grande, un referente templario en la península, porque tiene todos los ingredientes, con una historia muy importante».

El programa se completa con nuevos cuadros escénicos, el recibimiento del Concejo de Monzón al nuevo rey y un desfile al castillo, donde Jaime I se presentará a los hermanos templarios. El concierto del grupo de folk metal Salduie pondrá el colofón a la jornada de este sábado. El domingo como evento más destacado a las 11.15 tendrá lugar el torneo a caballo en el río Sosa, por Jousting Iberia.

El concejal de Cultura y Turismo, Adelardo Sanchís, se mostraba satisfecho «porque todo está saliendo muy bien, está muy organizado y si el tiempo nos aguanta saldrá un buen Mont-rodón».  También ha valorado el impacto económico en la ciudad, donde apenas quedan plazas hosteleras. «Ha venido un pelín de más gente y eso repercutirá en la hostelería y el comercio», explicaba.

Por su parte, el concejal de Desarrollo, Gonzalo Palacín, encargado del mercado artesanal indicaba que este homenaje «es una de las fechas señaladas en Monzón y la gente lo hace ataviada como la época. Queremos que la gente nos visite y disfrute de una de las fiestas de recreación más importantes de Aragón». Palacín agradecía a todos los grupos de teatro de Monzón, a las peñas y asociaciones que se han involucrado y a los grupos que acuden a participar de esta fiesta recreacionista.

Etiquetas
Comentarios