Despliega el menú
Huesca

El lamasterio de Panillo celebra la llegada del Año Nuevo Tibetano

La lluvia ha marcado el acto que ha dado la bienvenida al año del Perro Masculino de Tierra, el 2145 del calendario tibetano.

Celebración en el templo de Panillo.
El lamasterio de Panillo celebra la llegada del Año Nuevo Tibetano
Á.G.

La comunidad budista de Panillo ha dado este viernes la bienvenida al año 2145 del calendario tibetano que llega bajo los auspicios del Perro Masculino de Tierra que, según la interpretación tradicional budista, marcará una época en la que los individuos van a encontrar algunos obstáculos antes de ejecutar su plan y deberán utilizar su sabiduría para, primero, eliminarlos antes de ver el camino despejado.

Este año la lluvia ha marcado por primera vez desde hace mucho tiempo en Panillo la ceremonia del Lo Sar, algo que el lama Drugyu Tempa, responsable del lamasterio ribagorzano, ha considerado como un signo de buenos augurios de cara a los próximos trece meses del calendario lunar que rige el calendario tibetano. No obstante, en los momentos álgidos de las diferentes ceremonias votivas que marcan la bienvenida a este Año Nuevo Tibetano, los cielos ribagorzanos se han abierto sobre Panillo en una tregua que ha permitido el normal desarrollo de los actos de bienvenida al año entrante de la tradición budista.

Año Nuevo Tibetano

En una colorista celebración, trufada en algunos momentos por los paraguas de los asistentes, en la que los fieles budistas han estado acompañados por numerosos amigos, vecinos de las localidades ribagorzanas cercanas y representantes políticos y religiosos de la zona, entre ellos la consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales del Gobierno de Aragón María Victoria Broto, la ceremonia del Lo Sar ha supuesto el momento álgido de una serie de actividades propiciatorias que se han venido desarrollando desde los primeros días de la luna creciente hasta el inicio de luna nueva de febrero.

La explanada que se abre frente al templo ha sido el escenario del acto más multitudinario cuando los lamas residentes e invitados han dirigido el ritual de purificación y la ofrenda de humo blanco “que todo lo purifica” o 'Ri Uo Sang Chö' que ha tenido como colofón el lanzamiento de harina al cielo, el 'Gyel Lo', como expresión del deseo de los mejores auspiucios antes de que los asistentes entraran en el templo para realizar las preceptivas ofrendas propiciatorias a Buda y participar en una segunda parte de la celebración.

Año Nuevo Tibetano

Significativamente, la lluvia que ha estado protagonizando la mañana de la Baja Ribagorza ha ofrecido una tregua para que las diferentes ceremonias se hayan podido desarrollar sin mayores complicaciones en la explanada ante el templo del lamasterio, el espacio que concentra las actividades más abiertas al público de esta comunidad budista que ha encontrado en Ribagorza su rincón en el mundo occidental.

La posterior lectura de la Prajnaparamita en el interior del templo, que ha tenido un último capítulo en la procesión de la comunidad budista por los terrenos del perímetro del templo portando los textos del Kangyur, han marcado el punto final de esta conmemoración cada vez más arraigada entre los grausinos.

El tibetano es un calendario de tipo solar y lunar que se basa en los movimientos del sol y de la luna, siguiendo los días y los años al primero y los meses a la segunda con un sistema para ajustar el desfase existente entre ambos. Los años se designan por el nombre de un animal junto con un elemento. Son 12 animales y 5 elementos a los que se suma la calidad masculina o femenina del año en cuestión. Según la tradición astrológica, estos elementos determinarán las líneas generales del devenir de los próximos meses.

Etiquetas
Comentarios