Despliega el menú
Huesca

Atascos de varios kilómetros en la carretera de Aínsa otro verano más

El Ayuntamiento vuelve a reclamar una solución para el cruce situado a la entrada, donde confluyen una carretera nacional y otra autonómica.

Una de las colas que se formaron ayer en la carretera.
Una de las colas que se formaron ayer en la carretera.
Heraldo

Con la llegada del mes de agosto, vuelven los atascos de tráfico en el acceso a Aínsa, donde a las horas punta se forman colas de varios kilómetros desde Morillo de Tou. El Ayuntamiento asegura que ha realizado "todos los esfuerzos posibles" para solucionar el problema, entre ellos la eliminación de más de 30 plazas de aparcamiento en las vías principales con el objetivo de dejar más espacio para el tráfico, a pesar de que se necesitan por ser una zona comercial.

Al mismo tiempo se ha solicitado permiso a otras instituciones para habilitar párquines en su suelo que permitan reducir el volumen de vehículos en el casco urbano, pero tanto la Confederación Hidrográfica del Ebro como la Dirección General de Carreteras han rechazado las autorizaciones. En el primer caso, por tratarse de terrenos inundables.

Hasta tres reuniones ha mantenido el Ayuntamiento con responsables de la Dirección General de Carretera del Gobierno de Aragón y del Ministerio de Fomento, ya que el principal punto negro está en el cruce situado a la entrada de la localidad, donde confluyen la carretera nacional 260 y la autonómica A-138.

"Les hemos propuesto diferentes opciones para el cruce, dibujadas y pensadas por técnicos especialistas que hemos contratado desde el Ayuntamiento, y les hemos advertido que este problema cada vez va a más, pero de momento no se ha hecho nada, no sabemos si por falta de presupuesto", explica José Luis Bergua, teniente de alcalde. Se ha puesto también sobre la mesa la posibilidad de construir una variante, planteando distintas alternativas, "unas más costosas que otras", pero el representante municipal confía poco en que se lleven adelante, porque ni siquiera parece que haya capacidad para hacer una rotonda.

Los atascos de tráfico no son nuevos y se repiten un verano tras otro. El Ayuntamiento reconoce que con la crisis y el descenso del número de turistas se habían aliviado y se limitaban a cuatro o cinco días en agosto. El año pasado se agravaron y este, al llegar el mes de agosto, han regresado las colas. Según explica Bergua, tanto el actual equipo de gobierno como el anterior han intentado buscar soluciones dentro de la localidad, eliminando aparcamientos en algunos lugares, pese a que es una medida poco popular, y gestionando nuevas zonas de estacionamiento. "Como hay problemas para aparcar, los conductores dan vueltas alrededor del pueblo y se agrava el atasco en el cruce. Cuantas más plazas tengamos, menos se circulará por el pueblo", explicó. Hay suelo en zonas cercanas a las escolleras de los ríos (Aínsa está atravesada por el Ara y el Cinca), pero son zonas inundables.

Al mismo tiempo se han planteado diferentes soluciones al cruce por medio de rotondas, aunque de momento tampoco se ha concretado un proyecto. Una de las dificultades es que en ese punto confluyen una carretera nacional y otra autonómica, de dos administraciones distintas que deberían ponerse de acuerdo. Incluso se llegó a plantear cambiar la preferencia, ya que la N-260 tiene paso prioritario, pese a que registra menos tráfico, pero no se han tomado decisiones al respecto.

"Pasa el mes de agosto y se olvida el problema, hasta que al año siguiente el verano vuelve a recordarlo", lamentó José Luis Bergua, quien aseguró que para el municipio es una prioridad. "Nos hemos gastado dinero en plantear propuestas, pero sigue todo parado y para este año ya no hay remedio. Estamos resignados a sufrir los atascos lo que queda de verano. Para el municipio es un desastre, porque al final la imagen negativa se la lleva Aínsa, pese a que ni la carretera autonómica ni la nacional son nuestra competencia".

Etiquetas
Comentarios