Despliega el menú
Huesca

Condenado a más de 30 años de cárcel por abusar de sus dos hijas y maltratar a su mujer

El vecino de Enate de 56 años juzgado por la Audiencia cumplirá un máximo de 20 por la comisión de seis delitos.

Pedro Miguel A., el vecino de Enate de 56 años juzgado hace dos semanas en la Audiencia Provincial de Huesca, ha sido condenado a 31 años y 9 meses de prisión por abusar sexualmente de sus dos hijas, de 11 y 6 años, y maltratar a su mujer. No obstante, como aclara la sentencia, el límite máximo legal de cumplimiento es de 20 años. La acusación le pedía 37 años y medio.

La mayor pena es por el delito continuado de agresión sexual contra la hija mayor. La Audiencia le impone 14 años y seis meses de prisión y nueve de libertad vigilada, así como una medida de alejamiento durante 25 años.

Por la agresión a la menor (única hija biológica de la pareja), lo condena a 9 años, 5 de libertad vigilada y 19 de alejamiento, así como la privación de la patria potestad. En este caso, la pena es menor porque la Audiencia considera que no está tan claramente establecido que el acusado le introdujera los dedos en la vagina, como sí se probó con su hermana, ya que la más pequeña no se mostró segura al respecto.

Ambiente amenazante

"En los dos casos intimidó a las menores, a las que amenazaba con matarlas, a ellas y a su madre, si contaban algo", señala el fallo. "A estas amenazas se añade el ambiente intimidante de la habitación de la caseta del huerto donde ocurrían los hechos, con las armas, espadas, machetes, navajas", y una atmósfera "no menos amenazante que se respiraba en el domicilio, donde el acusado repetía con frecuencia que "los iba a matar a ostias".

Las declaraciones de las menores presentan "consistencia y persistencia" en el contenido del relato, según los magistrados. Se da por probado que entre junio de 2014 y agosto de 2015, cuando se encontraba solo con las niñas, procuraba quedarse con una de ellas y en varias ocasiones "con ánimo libidinoso les tocaba por diferentes partes del cuerpo". En el caso de la mayor, al menos dos veces le introdujo los dedos en la vagina.

Por los malos tratos a su esposa, ha sido condenado a 10 meses de prisión y la privación de portar armas durante 2 años, el mismo tiempo que estará en vigor la medida de alejamiento. A ello se suman otros delitos de amenazas a la esposa (11 meses de prisión) y maltrato habitual (2 años y seis meses).

Por último, es considerado autor de un delito de tenencia de componentes y aparatos explosivos, ya que guardaba en su caseta de campo 26 detonadores y botes de gases lacrimógenos , por el que se le castiga con otros cuatro años de prisión.

El tribunal ha fijado además una indemnización de 18.000 euros para la madre y de 12.000 y 6.000 euros paras las hijas.

"Os voy a matar a ostias"

Los magistrados de la Audiencia de Huesca reconocen en el fallo que el hombre impuso "un clima de miedo" en el domicilio familiar, donde intercalaba malos modos y comentarios acerca de que la madre se iba a morir o la expresión de "os voy a matar a ostias", con expresiones de afecto. "Especialmente cuando bebía, lo que al parecer ocurría con alguna frecuencia". Detalla que unas Navidades les obligó a abandonar el hogar y refugiarse en el domicilio de una amiga.

Etiquetas
Comentarios