Huesca

¿Cómo se vivía en las pardinas de Rompesacos y Villamuerta?

El ingeniero agrónomo oscense Óscar Martín ha editado una investigación sobre esta forma de vida, publicada dentro de la colección Félix de Azara de la DPH.

¿Cómo se vivía en las pardinas de Rompesacos y Villamuerta?
Óscar Martín

“Es impensable comprender los paisajes y la propia historia del Prepirineo occidental sin entender las pardinas”. Son palabras de Óscar Martín, un ingeniero agrónomo oscense que acaba de publicar una investigación sobre estos caserones dispersos que durante mucho tiempo trabajaron los pastos y campos de la cuenca del río Asabón, afluente del Gállego, en una zona que estuvo bajo la órbita del Monasterio de San Juan de la Peña, que quedó despoblada en los años 60 del siglo pasado, y que el autor ha querido recuperar porque considera que es una historia “injustamente desconocida”. El libro fue premiado en la reciente entrega del Galardón y Premios Féiix de Azara de la Diputación Provincial de Huesca (DPH).

Confiesa ser un “naturalista de vocación y un amante del Prepirineo olvidado”, y precisamente fueron sus paseos por la naturaleza los que despertaron su curiosidad “porque me encontraba de repente con un caserón en medio de la nada y me intrigaba”. A lo largo de las más de 200 páginas de este libro y en base a numerosas entrevistas, se relatan las historias de los pardineros que las habitaron en medio de un paisaje de sierras inmensas “que solo podía ser trabajado o vivido en base a este tipo de unidades familiares”, explica.

Durante dos años, Óscar Martín ha recorrido e investigado las 20 pardinas repartidas por la cuenca del Asabón: Javarraz, Pequera, Nueveciercos, Salafuentes, Montañano, Sierra Alta, Nofuentes-Corralón, Chaz, Ferrera, Gabás, Cercito, Rompesacos, Villamuerta, Esporret, Mesón del Cajigar, Bergosal, Lagé, Visús, Samper Alto y Samper del Asabón. Estos pardineros vivían de los pastos, de lo que sembraban y de las sacas de madera “hasta que el avance de la sociedad industrial arrambló con esa forma de vida”. “Y he querido hacer un homenaje a la gente que sostuvo aquel mundo”, añade Óscar Martín, que asegura haber sacado una lección de todo este trabajo: “Ahora que nos venden que vamos a vivir peor que nuestros padres, lo que he aprendido del estilo de vida de estas personas es que si eres feliz con lo que tienes, no necesitas tantas cosas como parece que necesitamos hoy en día”.

En la presentación del libro ha estado acompañado de la responsable de Desarrollo Territorial y Medio Natural de la Diputación, Maribel de Pablo, quien ha recordado que la Colección Félix de Azara incluye ya casi 40 publicaciones que buscan concienciar y sensibilizar sobre el medio ambiente. Y ha agradecido el trabajo del autor por “rescatar del olvido la historia de las pardinas y de sus moradores porque es un mundo muy desconocido”.

Etiquetas
Comentarios