Despliega el menú
Huesca

​Llega a Monzón un nuevo sistema de consumo

Entre la tienda y el grupo de consumo tradicional se encuentra la plataforma ‘Yo compro sano’.

La sede del coworking Crearium acoge al primer grupo aragonés
​Llega a Monzón un nuevo sistema de consumo
Crearium

Frutas, verduras y huevos ecológicos y de la zona. Es lo que ofrecerá la iniciativa del espacio de coworking Crearium, que se ha unido a la plataforma web ‘Yo compro sanopara acercar a consumidores y a productores de Monzón.

“Estamos todavía en fase de creación”, explica África Sanjuan, responsable del grupo. Por ahora hay una decena de personas interesadas en convertirse en socios y tres productores, pero necesitan al menos una veintena de compradores y cinco vendedores para ponerse en marcha. “Es un proceso lento, porque aquí la mayoría de la gente tiene su propio huerto”, señala. Por eso han ampliado la oferta de productos como los huevos ecológicos.

Se trata de un punto intermedio entre una tienda de toda la vida y los grupos de consumo que ya existen en Aragón. Estos solían tener forma de cooperativas o asociaciones que buscaban eliminar intermediarios. Sin embargo, en este caso sigue existiendo la figura del responsable de grupo, que se encarga de hacer los contactos entre socios y productores y que se lleva una comisión de un 10%.

“Son grupos de consumo más profesionales, con una persona que emplea parte de su tiempo en captar miembros y conseguir productores y que aporta el local”, explica Gregorio Destre, cofundador de ‘Yo compro sano’, la plataforma que da soporte a la iniciativa montisonense. A cambio de su trabajo, reciben una compensación, aunque “de cada 100 euros, 80 se los lleva el productor, frente a 20 del circuito clásico de distribución”, subraya Destre. El 10% restante es para la plataforma que gestiona el sistema.

“Compartimos la esencia de los grupos de consumo: facilitar el acceso al producto fresco, apoyar a los productores y minimizar el impacto”, explica. En la plataforma se dan cabida a grupos de productos tanto ecológicos como no ecológicos, siempre que se hayan producido a menos de 200 kilómetros de distancia de la sede del grupo. Sin embargo, en el caso de Monzón se ha decidido que los productos sí sean de producción ecológica, más difíciles de localizar.

Otra diferencia con los grupos tradicionales es que, a diferencia de la mayoría, aquí los compradores no tienen que hacer un gasto fijo ni existen listas cerradas de productos. “La plataforma recrea un mercadillo online”, explican, en el que cada cual decide qué y cuándo quiere comprar. Si el pedido del grupo no llega al mínimo establecido por el productor, este puede decidir si le compensa preparar el encargo o no.

Tanto Gregorio Destre como su socio, Olivier Quero, proceden de Francia, donde hay iniciativas parecidas, según señalan. En octubre de 2013 crearon su página web, en la que los interesados en formar un nuevo grupo o ser socios de uno ya establecido pueden inscribirse. Durante los primeros meses desarrollaron su trabajo en Madrid y en los últimos meses se están expandiendo por el resto del país. “Por ahora no hay más peticiones en Aragón”, reconoce Destre, aunque asegura que cada día llegan nuevas, por lo que esperan poder estar pronto en otras ciudades.

Para poder crear un nuevo grupo hay que registrarse en la web y ser autónomo o una empresa, para poder realizar la facturación. A partir de ahí, el responsable se encarga de poner en contacto a compradores y vendedores, ya que la contabilidad se lleva de forma automática a través de la plataforma, desde la que se realizan los pedidos y se abonan. Una vez a la semana o cada quince días, se reúne a los socios para que recojan los productos encargados en el punto de encuentro. “Solo es necesario tener una nevera para que no se pierda la cadena de frío, pero está prohibido que los productos pasen la noche en el local”, explica. Tampoco se realizan ahí los pagos, sino que se se realizan por internet. "El local se dedica solo al producto, alli nunca hay dinero".

Etiquetas