Huesca
Suscríbete

CONCIENCIA CIUDADANA

Aula en la calle para los ciclistas

La biciescuela se oferta en Huesca en tres jornadas con clases de práctica en conducción segura e iniciación a la mecánica.

El grupo de ciclistas realizó ayer una vuelta evitando pasar por las calles que tienen más tráfico.
Aula en la calle para los ciclistas
F. PAúLES

Existe una forma de ir por la ciudad con la bicicleta sin tener que exponerse al tráfico de coches o al peligro de las vías más transitadas», afirmó Samuel Escámez, responsable del primer curso de 'biciescuela de Huesca'. Este año se ha puesto en marcha la iniciativa que concluirá esta tarde tras tres sesiones prácticas y teóricas que tienen como objeto enseñar la forma más segura de conducir una bici, de circular por las calles de la ciudad con ella y de poder reparar las averías más frecuentes.

Este proyecto está basado en otros similares que ya llevan años desarrollándose en grandes ciudades como Barcelona y que tienen mucho éxito entre el público femenino de mediana edad. Este es el mismo segmento de población que se ha acercado durante estos tres días al aula de la biciescuela, que se ha instalado en la calle. Para participar en el ciclo, los usuarios han pagado la cuota de la asociación Huesca en Bici -10 euros, que les da derecho a participar en todas las actividades organizadas durante el año-.

El respeto por los coches, la conciencia ciudadana, el deseo de mejorar y aprender en el uso de la bicicleta. Estas eran las razones que empujaron a los asistentes a participar y apuntarse en la biciescuela. Una de ellos, Lourdes, afirmó que: «Me gustaría aprender a ir por la ciudad evitando las calles más peligrosas porque circular junto a los coches todavía me da mucha inseguridad». También había alguno que se había acercado para aprender desde cero. «Quiero empezar a usar la bici porque ya estoy cansada de usar el coche para todo», comentó María Abril, otra de las personas que asistieron ayer a la segunda jornada de clases prácticas.

Pero una de las principales curiosidades que habían llevado a la gente a participar en la iniciativa fue el hecho de poder aprender a reparar las pequeñas averías más comunes que afectan a veces a las bicicletas. «Me gustaría saber un poco de mecánica para poder arreglar mi bici si lo necesito. Es muy curioso y muy interesante», dijo Lourdes.

La biciescuela ha utilizado cada uno de los días para impartir conocimientos sobre un tipo de habilidad distinta sobre la bici. El primer día se dedicó a todos aquellos que deseaban aprender lo más básico para montarse en una y para saber cuál era la forma de estar más protegidos y cómodos. En definitiva, se dotaba al usuario de unos conocimientos básicos sobre el uso de este vehículo. Este acto se celebró en el Pabellón Municipal de Deportes, para tener más espacio libre alrededor.

El segundo día (ayer), se dedicó a mostrar cuáles eran las rutas alternativas para evitar las carreteras con mayor tráfico de automóviles. El circuito, que salió pasadas las 19.00 del Centro Cultural del Matadero rodeó vías tan socorridas como la de Cabestany, el Coso o los Porches de Galicia y utilizó para ello algunas calles del centro, incluso algunas cerradas al tráfico debido al proceso de peatonalización. De esta forma, se recorrió la ciudad de norte a sur y de este a oeste bajo un calor de 40 grados al sol.

Esta tarde se celebrará la última clase teórica y práctica del ciclo con una introducción básica a la mecánica de la bicicleta, en la tienda Ciclos Argudo en la calle de Teruel. «El objetivo aquí es el de que los usuarios puedan aprender a hacer un mantenimiento adecuado de sus vehículos durante el año y sean capaces de reparar las averías más frecuentes», explicó Escámez.

Semana de la Movilidad

Desde la organización se han preparado para el próximo mes de septiembre unas jornadas con diversas ponencias anexas a la biciescuela. Los temas que se tratarán son el impacto medioambiental del tráfico urbano, la normativa municipal sobre la circulación en bicicleta, la sensibilización vial a la hora de conducir, el equipamiento que se requiere para un correcto uso del vehículo y cuáles son las claves y técnicas para escoger la bicicleta que mejor se adapta a cada uno.

Según el tema se contará con un experto en la materia. Además, para desarrollar las ponencias habrá también técnicos, activistas y políticos que explicarán las soluciones que se han puesto en marcha en otras ciudades para conseguir una movilidad más sostenible.

Es la primera vez que se desarrolla un programa de este tipo dirigido a personas que no sean jóvenes, lo que reafirma esta iniciativa como una apuesta interesante y pionera. «Sin embargo, es una lástima que hayan participado muy pocas personas, porque son muchas las cosas que hay que aprender para ir en bicicleta de forma segura», según Lourdes. El calor fue uno de los mayores problemas que señalaron algunos de los que no se animaron a participar.

Etiquetas