Despliega el menú
Huesca

POR EL RIESGO DE INCENDIO

La Confederación da cuatro días a los scouts de Griebal para desalojar a los 500 niños

Dicen que la actividad no está autorizada por riesgo de incendios. Los acampados insisten en que tienen las mismas medidas de seguridad que un campin y que disponen de un plan de evacuación.

Cuatro días tiene el grupo Scouts de Aragón para desalojar el campamento instalado en el núcleo deshabitado de Griebal (Aínsa), en el que ahora mismo hay más de 500 jóvenes. La Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), propietaria de los terrenos, les comunicó que debían evacuarlo ya que «la actividad no está autorizada» y que hay varios informes que revelan que existe «riesgo de incendios». La organización de la acampada, que tacha la medida de «cruel», no sabe todavía qué va a hacer. Insiste en que tiene las mismas medidas de seguridad que un campin, dispone de un plan de evacuación y ha informado al Instituto Aragonés de la Juventud, órgano competente, de todas las actividades del campamento.

Primero lo hicieron telefónicamente y horas después, entregándoles un documento en mano. La Confederación Hidrográfica del Ebro comunicó ayer a Scout Aragón que tiene hasta el martes para evacuar el campamento de Griebal. En este pueblo deshabitado, cedido a la asociación recreativa en la década de los 80, hay ahora mismo 500 jóvenes acampados.

En el documento en el que se les exige desalojar el campamento, la CHE adjuntaba los diferentes informes que firman tanto de la Diputación General de Aragón como el propio organismo de cuenca y en los que se alerta de que el riesgo de propagación de incendio es «no aceptable».

Según explicaron fuentes de la Confederación, desde mayo se conocía esta situación. Fue entonces cuando recibieron un informe técnico del Gobierno aragonés en el que se advertía que el riesgo de propagación de incendios en la zona era «no aceptable». Además, el ejecutivo les solicitaba, como propietarios del terreno, que complementaran el informe. Sin tener todavía el suyo propio -recalcaron ayer desde la CHE- se dio a conocer a Scouts Aragón el problema, se les dijo que no se les autorizaría la acampada e incluso se les ofreció otros terrenos de la Confederación para que pudieran realizar las actividades de verano.

«A pesar de ello se acampó en Griebal», recalcaron desde el organismo de cuenca ayer poco después de comunicar la orden de desalojo a los scouts. «Nuestro estudio ratifica los riesgos de los que informaba el Gobierno aragonés», explicaron. Según describieron, se han evaluado todos los posibles problemas, desde escorrentías, inundaciones, hasta caídas de árboles, «y todos eran aceptables, excepto el de incendios forestales». Entre otros, explicaron, se han analizado las posibles vía de evacuación de este núcleo cuya única salida es una pista forestal que cruza el río Las Natas, cauce que, en días de tormenta, baja muy crecido y puede dificultar el tránsito.

«Es una crueldad»

A pesar de que la CHE asegura que desde mayo se avisó a Scout Aragón del problema, el director del campamento de Griebal aseguró ayer que la orden de desalojo les había dejado «desorientados». «Tienen muy poca sensibilidad con las 1.000 familias que están pendientes, esto es como una pesadilla, una crueldad que no entiendo», afirmó Esteban Urgel, quien añadió que el lugar en el que están acampados, Griebal es «un núcleo urbano». Justificó que cuentan «con las mismas medidas de seguridad que un campin. Tenemos extintores, hidrantes, un plan de evacuación, alarmas y hacemos un simulacro cada semana». Y añadió que además han notificado al Instituto Aragonés de la Juventud «órgano competente» todas las actividades que realizan.

Urgel quiso hacer hincapié también en que llevan allí 25 años «y nunca ha habido problemas, ¿por qué este año sí?». Y finalizó recalcando que según un estudio de los empresarios de Sobrarbe el impacto económico de su estancia en Griebal es de 600.000 euros al año.

Etiquetas