TRANSPORTE URBANO

Prisas en las obras de la travesía de Aínsa por la visita hoy de Morlán

Chunta Aragonesista denuncia las molestias y el peligro para peatones y trabajadores.

Los operarios trabajan contrarreloj para que hoy todo esté a punto.
Prisas en las obras de la travesía de Aínsa por la visita hoy de Morlán
MAMEN PARDINA

Los trabajos a contrarreloj en la travesía de la N-260 a su paso por Aínsa han provocado las críticas de Chunta Aragonesista, que asegura que estas prisas están poniendo en peligro la seguridad de los viandantes y los propios operarios. Ante la anunciada visita hoy del secretario de Estado de Planificación e Infraestructuras del Ministerio de Fomento, Víctor Morlán, más de 30 empleados han trabajado estas últimas jornadas desde primeras horas de la mañana hasta bien caída la tarde. «Al estar trabajando en las dos aceras al mismo tiempo obligan a los peatones a circular por la calzada poniendo en riesgo su seguridad», manifestó el teniente de alcalde, Agustín Muñoz, de CHA.

La jornada en algunos casos sobrepasa las 21 horas lo que ante la caída del sol y la poca luminosidad también pone en peligro a los obreros, que a pesar de llevar chalecos reflectantes están en una curva con escasa visibilidad. «También provoca tensiones importantes entre los propios trabajadores por las dificultades a la hora de trabajar con rigurosidad», añadió Muñoz.

 

Para Agustín Muñoz, la visita «electoralista» de hoy («que no inauguración, puesto que las obras están inacabadas») antepone las prisas a la seguridad y la correcta ejecución de los trabajos. Teme que «tenga que ser el Ayuntamiento el que arregle los desperfectos de trabajar a contrarreloj». Oficialmente, el secretario de Estado viaja a Aínsa para firmar la cesión de un tramo de carretera al Ayuntamiento y para «supervisar» la mejora de la travesía. CHA considera que es la obra «más importante de la legislatura» y quiere que las cosas se hagan bien, «sin errores ni accidentes». Además recuerda que fue el diputado José Antonio Labordeta el que consiguió incluir esta partida para «mejora y conservación de tramos carreteros en Aragón» en los Presupuestos del Estado del 2008, con una inversión de 6 millones de euros.

 

Las obras comenzaron hace más de un año en la zona del polígono industrial. Tras unos meses de parón se continuó en la salida hacia Boltaña. Luego empezaron la construcción de aceras, rotondas e iluminación en la zona este, hacia la salida de Campo donde se ultima el proyecto.