Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

ACCIDENTE EN EL PIRINEO

Hallado el cuerpo del montañero navarro desaparecido en Panticosa

Felipe Zurbano, de 34 años, descendía por la cara sur de la peña Sabocos cuando una placa se rompió y la avalancha lo alcanzó. Iba acompañado por otro montañero riojano de 23 años que salió ileso y pudo avisar del accidente ocurrido a las 12.50.

Agentes de la Guardia Civil, personal de Panticosa y perros adiestrados participaron en el rastreo.
Hallado el cuerpo del montañero navarro desaparecido en Panticosa
GUARDIA CIVIL

Efectivos de la Guardia Civil han encontrado esta mañana el cuerpo sin vida del montañero Felipe Zurbano Osés, desaparecido este sábado tras un alud en Panticosa, según han informado fuentes de la Subdelegación del Gobierno en Huesca. El operativo para buscar al hombre se ha reiniciado a primera hora de este domingo y, poco después, han encontrado el cuerpo en la zona de la Peña de Sabocos, en el término municipal de Panticosa (Huesca).

El montañero desapareció este sábado tras un alud ocurrido a las 13.15 horas, cuando quedó atrapado en la cara sur del corredor de la Peña Sabocos. La avalancha sorprendió a dos personas en esta zona. Uno de ellos quedó atrapado y fue su compañero el que avisó del suceso a la Guardia Civil.

En su búsqueda han participado fuerzas del Cuerpo de la Guardia Civil de la Unidad de Rescate en montaña de Panticosa, Jaca y Benasque, así como perros guías y la Unidad UHEL-41. Las labores de rescate y localización en la tarde de este sábado fueron negativas y se tuvieron que suspender al anochecer.

Durante la jornada de ayer, unos cuarenta agentes especialistas en montaña de la Guardia Civil buscaron sin éxito a un montañero de Los Arcos desaparecido por un alud en Panticosa. Se trata de Felipe Zurbano Osés, de 34 años, que se encontraba en compañía de un amigo, el logroñés Fernando Antoñanzas Torres, cuando le sorprendió la avalancha. El riojano logró agarrarse a un bloque de hielo que flotaba sobre el alud, lo que le salvó de ser enterrado, según contó a los rescatadores.

Felipe Zurbano, casado y con un hijo, era aparejador, estaba federado y pertenecía al club Montañeros de Estella.

Según fuentes oficiales, los dos jóvenes iban perfectamente equipados para esta actividad, ya que llevaban crampones, piolets, cuerdas... Habían iniciado sobre las 7.00 la ascensión a la peña Sabocos (2.757 metros) por el corredor 'Panticosa Ice' y tras hacer cima, comenzaron la bajada por la cara sur. Pero a las 12.50, una placa de nieve compacta se rompió, según fuentes de la Guardia Civil de Montaña, por el fuerte viento que soplaba ayer en la zona, y que de hecho impidió que la estación de esquí de Panticosa Aramón pudiera abrir sus puertas.

Fue entonces cuando la avalancha alcanzó a los montañeros. Según explicó el teniente de la Guardia Civil de Montaña de Jaca, Sergio Rodríguez, tenía una longitud de 900 metros, unos 90 de anchura y 200 metros de desnivel. Felipe Zurbano quedó atrapado, mientras que su compañero, Fernando Antoñanzas, vecino de Logroño de 23 años de edad, chocó con una piedra durante su caída y salió ileso. Fue él quien dio el aviso, sobre las 13.30.

Inmediatamente se puso en marcha un amplio despliegue. Participaron un total de 46 agentes de todos los grupos de montaña de la provincia salvo el de Huesca, además del helicóptero de la Guardia Civil y tres perros adiestrados en la búsqueda de personas procedentes de Panticosa, Benasque y Pamplona. Este último se encontraba circunstancialmente en la zona porque los efectivos navarros realizaban un plan de instrucción. Además, en las labores también colaboró personal de la estación de esquí de Aramón Panticosa, aunque el accidente se produjo fuera de los límites del complejo invernal.

Dos zonas de rastreo

Debido a la amplia superficie en la que se desarrolló el rastreo, fue necesario dividirla en dos partes, una superior y otra inferior, en las que se trabajó de forma paralela e ininterrumpida hasta que cayó la noche sin que se hubiera encontrado ningún rastro del desaparecido. La búsqueda tuvo que ser suspendida por la falta de luz a las 19.00 y se retomará hoy a las 8.00..

El accidente ocurrido ayer en Panticosa recuerda el que tuvo lugar en marzo del año pasado en el pico del Águila, cerca de Candanchú, cuando una placa de nieve desprendida de la cornisa de una montaña cayó sobre una cordada compuesta por tres escaladores. Un deportista madrileño de 36 años perdió la vida en la avalancha y sus dos compañeros resultaron heridos. Otros cuatro que ascendían por encima en otra cordada salieron ilesos.

Según los especialistas, los primeros 15 minutos hay un 90% de posibilidades de encontrarlos vivos, por lo que la intervención de los compañeros resulta fundamental, ya que los equipos de rescate, por mucha prisa que se den, pueden tardar entre 40 o 50 minutos en llegar a lugares tan inaccesibles.

Etiquetas