Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

MYRIAM LASO

"La inversión es a largo plazo y no se puede buscar una rentabilidad ya"

El aeródromo oscense tiene unas pérdidas de 4,2 millones de euros al año para transportar a 6.400 pasajeros en la temporada que dura 4 meses.

Myriam Laso, directora del aeropuerto Huesca-Pirineos.
"La inversión es a largo plazo y no se puede buscar una rentabilidad ya"
AENA

Empieza la campaña de los vuelos de esquiadores de Pyrenair y Aramón. ¿Qué perspectivas hay para esta nueva temporada?

La temporada es un poco más corta que la del año pasado, si bien es cierto que la aeronave que tiene previsto utilizar, en el caso de Pyrenair, tiene mayor capacidad que las utilizadas en la campaña anterior. Es una etapa complicada debido a la crisis económica. Sin embargo, es importante seguir apostando por un gran activo como es la nieve. Hasta ahora, todo el que quería venir a esquiar al Pirineo lo hacía en vehículo, lo que limitaba el público. Ahora, pueden venir ingleses, gallegos, etc.

¿La apuesta por vincular el aeropuerto a los deportes de invierno es la más acertada, o simplemente es la única posibilidad?

La situación lo es todo en un aeropuerto. El aeropuerto sirve a su entorno, a la población de ese territorio y a las actividades económicas. La población del área de influencia es reducida, y por tanto, la actividad económica es el factor que tiene mayor desarrollo en este momento basado en el turismo de la nieve, pero evidentemente no es el único turismo susceptible de desarrollarse.

¿Cree que tiene una proyección mayor a medio plazo?

Huesca-Pirineos es un aeropuerto muy joven, acabamos de cumplir nuestro cuarto aniversario y tiene un futuro halagüeño. El desarrollo del aeropuerto va a ir ligado al desarrollo económico del Alto Aragón.

Solo hay vuelos de pasajeros cuatro meses al año. ¿Qué falta para conseguir líneas regulares todo el año?

El aeropuerto de Huesca, por la población, tiene más desarrollo como "receptor" de pasajeros que como "emisor". El primer atractivo para ese cliente que viene a Huesca es el turismo de nieve. Lo que sí es cierto, es que cada vez más está surgiendo un turismo alternativo de verano, que va a necesitar del aeropuerto.

¿A qué cree que se debe la falta de interés de las aerolíneas por el aeropuerto de Huesca-Pirineos?

Las compañías aéreas de tráfico doméstico, debido a la crisis, no son partidarias de abrir nuevos destinos sin tener un cierto número de asientos garantizado. El sector del transporte aéreo está en un proceso de ajuste y reconversión y las compañías están en una posición conservadora ante apertura de rutas.

¿La cercanía de Zaragoza y ahora también de Lérida-Alguaire impide el crecimiento?

Evidentemente cuanto mayor sea el área de influencia o de captación de clientes de un aeropuerto, mayor será las posibilidades de desarrollo del mismo, pero también es evidente que el aeropuerto de Zaragoza ya existía cuando se construyó Huesca. Por lo que se refiere al de Lérida está apostando por diversificar los destinos, incluyendo destinos de nieve. No obstante, está más cerca de Andorra y Huesca está más cerca del Pirineo aragonés, por lo que, al final, es cuestión del destino final que se pretende alcanzar. La competencia nos obligará a mejorar y a presentar una oferta más atractiva, el aeropuerto solo es un medio para alcanzarlo.

Según los datos publicados por Aena, las pérdidas en el Aeropuerto Huesca-Pirineos son de 4,2 millones de euros para 6.400 pasajeros. Para solo cuatro meses, ¿compensa mantener abierto un aeropuerto?

La inversión del aeropuerto es una inversión a largo plazo y no se puede buscar la rentabilidad a corto y medio plazo. Hay que considerar, por otro lado, que además de las operaciones con tráfico de pasajeros, en Huesca también se desarrollan vuelos de escuela, y, además opera, aviación corporativa, privada, deportiva etc., además de ser la base de operaciones de rescate para la Guardia Civil. En lo que va de año se han desarrollado más de 11.000 movimientos. Además, el aeropuerto genera puestos de trabajo directos, de la propia Aena, e indirectos en el entorno.

Pero ahora la actividad de la escuela de pilotos Top Fly, con alumnado chino, también ha caído. ¿Teme que se cierre o se trasladen a Sabadell o Lérida?

El número de alumnos ha bajado en relación al año pasado. El tema de la enseñanza se ha visto afectado también por la crisis. No obstante, en estos momentos se encuentran en el aeropuerto más de 30 alumnos cursando sus estudios de piloto comercial, que sirve para que Huesca se sitúe en los mapas como un punto de formación aeronáutica. Estamos hablando de los inicios de un aeropuerto, y hemos creado ya la infraestructura para una actividad y conforme la situación económica mejore, pueden aparecer nuevas empresas.

La caída de Top Fly reduce los ingresos por tasas. ¿Se notará mucho en el balance final?

La reducción de las operaciones provoca una disminución proporcional de las tasas de aterrizaje, pero se trata de cuantías reducidas. Las tasas de Aena son de las más bajas de Europa, y particularmente, las del aeropuerto de Huesca son las más bajas de la red de aeropuertos. En cualquier caso el desarrollo de los ingresos del aeropuerto se basará en ingresos no relacionados directamente con las operaciones aeronaúticas, tales como el arrendamiento de instalaciones para actividades complementarias: hangares, dependencias, etc. Es una apuesta a largo plazo.

Lérida ha comenzado fuerte con líneas regulares de bajo coste con las que en unos meses ha superado todos los viajeros transportados por el aeropuerto de Huesca-Pirineos desde el inicio. Y ahora además Pyrenair también llevará allí a los esquiadores ¿Su competencia nos destruirá?

El inicio de los vuelos ha sido importante en Lérida, pero en Huesca se está consolidando un mercado como es el de la nieve con un destino propio y una marca propia. Lo que es evidente es que nos va a hacer esforzarnos a todos en presentar un destino más atractivo y con más posibilidades. El inicio del aeropuerto de Lérida tampoco está siendo fácil, pero al final son los destinos los que tienen que marcar el uso.

Es quizá el único aeropuerto que no tiene una sociedad promotora. ¿Habría que empezar por ahí? ¿Hay otras fórmulas?

Cualquier mecanismo de promoción siempre es bueno, porque te sirve para dar a conocer el producto. Sin embargo, no creo que haya una fórmula maestra válida para cualquier aeropuerto.

En Huesca solo hay controladores en la temporada invernal ahora pero se va a instalar el sistema de seguridad AFIS que ya tiene opositores y que los suprimirá. ¿Qué plazos hay?

Efectivamente Huesca está dentro de los aeropuertos donde está previsto instalar el AFIS a lo largo del 2011, junto con el aeropuerto de Burgos y la Rioja.

Etiquetas