Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

Entrevista

Ángel Garces: "Iba con pantalón corto cuando le llevaba a Beulas la caja de pinturas"

En enero deja la primera línea de gestión en el certamen, lo que le permitirá disponer de tiempo suficiente para retomar los pinceles, su otra pasión.

Ángel Garcés, en su casa con uno de sus dibujos, afición que aparcó para dedicarse al Festival de Cine.
Ángel Garces: "Iba con pantalón corto cuando le llevaba a Beulas la caja de pinturas"
J. BLASCO

Aunque su carrera profesional se ha desarrollado en el ámbito de la banca, a usted se le conoce sobre todo por sus dos grandes pasiones: el cine y la pintura.

Si, sobre todo por el Festival de Cine de Huesca. Y también porque hubo una época muy larga en la que fue muy importante para mí el dibujo y la pintura. Aparte de participar en numerosas exposiciones colectivas hice varias individuales en Huesca y Santander y más recientemente una retrospectiva en el Espacio Ibercaja a la que acudió mucha gente que me decía que tenía obra mía en su casa, de la que casi ni me acordaba.

¿Por qué se inclinó por el cine?

Fue algo natural. La pintura era algo que hacía muy por libre, cuando quería o podía. Sin embargo, el cine, como había que programar, contactar, mantener reuniones... me obligaba a comprometerme, tenía fechas, días, horas... y pasó a ocupar más tiempo. Me absorbió.

Siempre ha estado vinculado con el cine club de la peña Zoiti y fue uno de los fundadores del Festival de Cine de Huesca.

Si, pero nunca fui de la peña Zoiti. Me hicieron socio de honor y tengo placa de madera con el escudo que me dieron a finales de los años 70. El festival surgió de ahí, del cine club de la Zoiti, y es verdad que siempre estuve ligado y he programado hasta que en 2008 falleció Pepe Escriche, director del certamen, y tuve que dedicarme por entero a él.

Esta semana ha anunciado que en enero deja la dirección del Festival. ¿Tendrá mas tiempo para pintar?

Si, al dejar la dirección me he quitado mucho peso de encima y podré volver a pintar. Yo asumí la responsabilidad en momentos delicados. Primero perdimos a Pepe y poco después a Alberto Sánchez, de modo que de los cinco que éramos en el comité de dirección nos quedamos tres, y uno (Montse Guiu) no vive en Huesca, así que prácticamente nos quedamos 'huérfanos' Lázaro Venéreo y yo. Ahora ha entrado gente nueva, joven y creo que es el momento de dejar la dirección.

Pero no el festival.

No, por supuesto. Seguiré en el comité de dirección apoyando a Orencio Boix, que cogerá el relevo en enero. He estado aquí desde el principio, me siento con fuerzas y voy a seguir mientras pueda. Creo que puedo aportar la experiencia de tantos años, los contactos, las relaciones con otros festivales, con Hispanoamérica, ante la administración... Ayudaré en todo lo que pueda, pero sin tanta responsabilidad. Y podré volver a pintar.

¿Hace mucho que no practica?

Desde que murió Pepe, por las responsabilidades en el festival solo he hecho un retrato a grafito de una nieta. Hasta entonces hacía todos los años felicitaciones de Navidad para la familia. Solía ser un dibujo a pluma de un paisaje.

¿Cómo empezó esta afición?

La afición la he tenido siempre pero empecé a practicar con Beulas. Era vecino nuestro y cuando yo era un chaval de pantalón cortó le llevaba la caja de pinturas cuando salía a pintar paisajes del natural. Aprendí mucho. Después me preparé para entrar en Bellas Artes en Barcelona y lo logré, pero por circunstancias de la vida, lo tuve que abandonar. Pero siempre he estado pintando y dibujando con grafito, plumilla, óleo... todo, menos acuarela.

Dicen que es asiduo de museos, salas de exposición y de cine.

Si, es verdad. No hay museo que se me resista. Como he tenido oportunidad de viajar por casi todo el mundo mucho he visto muchos museos y con frecuencia varias veces. También he realizado viajes exclusivamente para ver una exposición y, lógicamente, he ido a numerosos festivales de cine en muchos países.

¿Qué película pintaría?

No sabría decir... No creo que lo hiciera, pero sí he sabido apreciar cuando un director tiene sensibilidad pictórica. Y disfruto viéndola, pero no pienso en pintarla.

¿Qué le ha dado más satisfacciones la pintura o el cine?

La pintura me las ha dado a nivel personal o familiar y el cine me ha permitido conocer a mucha gente por todo el mundo y viajar.

Etiquetas