Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

FÚTBOL femenino

El impulso de un pionero

El barbastrense Enrique Barbanoj ha promocionado el fútbol femenino en la capital del Somontano con la creación de equipos de fútbol once y de fútbol sala que involucran a alrededor de sesenta deportistas.

Enrique Barbanoj, de pie a la derecha, junto a algunas de las chicas que practican fútbol sala.
El impulso de un pionero
JOSé LUIS PANO

Hablar de fútbol femenino en Barbastro es hacerlo de Enrique Barbanoj. Este profesor del instituto Martínez Vargas de 57 años tiene la pasión por el fútbol en sus venas y lleva varios años transmitiendo esa ilusión a las nuevas generaciones de chicas que quieren practicar un deporte mayoritariamente masculino. Barbanoj es un activo del fútbol local y lleva media vida ligado a todos los movimientos cercanos a la UD Barbastro, club en el que ha participado como directivo y ahora como aficionado, y abierto a cualquier iniciativa futbolística.

En este momento hay alrededor de 60 chicas vinculadas en sus equipos bajo el nombre de Peña Ferranca en fútbol 11 y Hermanos Argensola en fútbol sala, con el patrocinio de Maderas Planes. Hace unos años, una inesperada visita de una alumna a su despacho, que le acusó de "machista" porque "sólo hacía deporte para los chicos y no me preocupaba de las chicas", le hizo cambiar de derroteros y fomentar el fútbol femenino. "Le dije que si reunía a un grupo de chicas para formar un equipo me comprometía a que pudieran jugar". Y así fue. Desde entonces, ha trabajado para que Barbastro sea un referente del fútbol femenino en la provincia y sus equipos compitan de igual a igual con clubes de Zaragoza.

Barbanoj recuerda a su predecesor, José María Briansó, que consiguió organizar varios equipos de chicas del instituto Hermanos Argensola para recaudar fondos y sufragar los viajes de estudios. Décadas después, el propio Barbanoj y Chon Barón crearon equipos de fútbol sala. Pero fue en este siglo cuando ha resurgido con fuerza el fútbol femenino.

Atrás queda aquel partido de fiestas de San Ramón en 2002 en el que el equipo local debutó ante el Foticos de Zaragoza, de Primera División y con jugadoras internacionales. Se cayó por 0 a 21. "Pero las chicas cumplieron y dieron la cara en todo momento. Eso no desanimó y a partir de ahí comenzamos en Juegos Escolares y después las federamos en fútbol sala y fútbol 11", explica Barbanoj.

Actualmente, el equipo de fútbol sala ha desaparecido tras un periplo de cinco años. Además del primer equipo, Barbastro cuenta con tres equipos de fútbol 7 en categorías cadetes e infantiles y tres equipos de fútbol sala en categoría cadete e infantil para Juegos Escolares. "Nunca llegaremos al 'boom' de los chicos, pero que haya una chica por cada cuatro chicos no está nada mal para Barbastro. Las chicas son más anárquicas y menos disciplinadas. Se saltan un entrenamiento por un cumpleaños; los chicos no faltan a un entrenamiento aunque se jueguen al día siguiente en un examen todo el curso. En cambio, las chicas son más responsables y afrontan el fútbol como un deporte y una forma de pasárselo bien. Así les gusta mucho viajar y no tienen vergüenza", señala.

Los equipos de fútbol femenino en la provincia no son abundantes, salvo excepciones puntuales como Huesca y Barbastro. Y eso ha llevado a que en algunas temporadas el equipo alevín de Barbastro haya tenido que competir con chicos. "Recibían goleadas tremendas, pero eso no les desanimaba a pesar de que encima tenían que madrugar mucho. Al final ese equipo quedó campeón provincial", comenta Barbanoj con orgullo.

Barbanoj valora el trabajo de sus chicas y en especial de su patrocinador, la empresa Maderas Planes, "que quiere que este sea un proyecto social en el que todas las chicas juegan sin primar tanto los resultados". También hace un llamamiento para concienciar sobre "las dificultades que tiene el fútbol femenino para salir adelante. Tenemos que hacer las cosas bien para que las chicas que estén con nosotros hagan buena propaganda y contar con un buen remanente de chicas".

Fruto de ese trabajo constante, el fútbol femenino se ha convertido en una alternativa sólida para todas esas chicas que quieren practicar deporte. Y, además, en un plano competitivo, ya que dos jóvenes de la cantera barbastrense, Isabel Arilla e Isabel González, han sido seleccionadas por el equipo de Aragón sub 12 para representar a la Comunidad Autónoma en el Campeonato de España por selecciones que se disputará próximamente.

Etiquetas