Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

BALONCESTO

Un histórico en el Palacio

El Breogán, que nunca ganó en Huesca al Peñas de la ACB, mide el momento del Lobe.

Navarro con Chus Aranda y Johnson, en un segundo plano, durante un entrenamiento del Lobe.
Un histórico en el Palacio
R. GOBANTES

El Lobe Huesca vuelve esta tarde a la competición (21.00, Palacio de los Deportes) y contra un Leche Río Breogán con nombre, historia -de las nueve veces que se enfrentaron en ACB en Huesca nunca ganaron los gallegos- y mejor baloncesto de lo que indica su puesto en la tabla. El conjunto gallego vendrá herido por sus últimos partidos saldados con derrotas y un quinteto inicial con jugadores que, por norma, aportan más de 12 puntos por encuentro. El base Jordi Vallmajo (190 centímetros), los aleros Wilbert Brown y Joao Correia (con 200 y 199 centímetros, respectivamente), el escolta Feldeine (193 centímetros) y el pivot Oliver Arteaga (209 centímetros) suelen ser su quinteto habitual. Y su banquillo lo conforman, también, buenos jugadores con especial interés en el base Erik Hayes, un americano atlético y con buena muñeca.

El Lobe Huesca vuelve a su casa con la directa metida tras la gran victoria del pasado sábado en Tenerife. Sobre la pista, hoy, dos rivales en líneas divergentes. Los oscenses buscarán su cuarto triunfo seguido en LEB Oro y los gallegos a evitar su sexta derrota consecutiva. Ángel Navarro, técnico del Lobe, prevé un partido "duro", y vuelve a cruzar los dedos para que todos sus chicos estén a punto. Johnson ha tenido unas molestias por un golpe que sufrió en el entrenamiento del pasado lunes, "y ojalá se pueda recuperar para el partido y Quentin Smith va evolucionando de sus problemas físicos". Todos han podido entrenar, y eso es una buena noticia, porque el equipo oscense cuando dispone de todos sus efectivos incrementa su rendimiento en los partidos de competición.

La radiografía de Ángel Navarro sobre el bueno momento de su equipo la aleja de la suerte y la ciñe al "esfuerzo, a la búsqueda del acierto, del deseo y a la ilusión, de querer ser el mejor. Las rachas se buscan así y vamos a intentar por todos los medios que continúe".

Del Breogán subraya que a estas alturas del campeonato, por equipo y por presupuesto, tendría que viajar más arriba en la tabla, aunque confía en que esa serie de malos resultados obtenidos sigan tras el partido de esta tarde.

El balance de 3 victorias y 5 derrotas ha llevado al Lobe Huesca al puesto 12º de la tabla, y Navarro no esconde que el equilibrio entre unas y otras lleva a los equipos a estar en la zona media; a un paso por meterse en los play-off.

Para el partido contra el Breogán, el deseo de Navarro es que su equipo mezcle el porcentaje de acierto contra el Isla de Tenerife y la intensidad defensiva contra el Alcázar. Sería bordarlo.

El quinteto de Breogán, por sí solo, puede meter en el electrónico 60 puntos en su marcador. Eso aderezado con lo que tiene en el banquillo hace del rival de esta tarde un equipo poderoso "y hecho para ascender", insiste Navarro. Su talón de Aquiles puede estar en los nervios por salir de la mala racha. "Es posible que vengan con un poquito de ansiedad producto de esas derrotas consecutivas. En los últimos días ha habido muchos comentarios alrededor del equipo y de todo tipo. Van a venir como un león herido".

Por su parte, el técnico del conjunto gallego, Rubén Domínguez, destaca la velocidad del juego oscense como uno de los factores a tener en cuenta de cara al partido. Espera un Huesca "con buen estado de ánimo tras tres victorias consecutivas. Nosotros debemos estar con buen ánimo también porque tenemos que ganar". El entrenador quiere que su equipo evite que el Lobe Huesca sea tan incisivo como ha demostrado en las primeras jornadas. "Intentaremos hacerles trabajar mucho en defensa, porque es algo que les gusta menos", dijo en la web del club.

Etiquetas