Despliega el menú
Huesca

DESPEDIDA DE ELBOJ

La oposición despide a Elboj sin reproches, aunque la relación no siempre fue fácil

Más de uno le recuerda que, como senador, todavía puede trabajar por el Alto Aragón, "que está necesitado".

Los dirigentes socialistas José María Becana y Jesús M. Franco.
La oposición despide a Elboj sin reproches, aunque la relación no siempre fue fácil
R. G.

Sin reproches y sin críticas. Todos han tenido sus más y sus menos con quien hasta ayer ocupaba la alcaldía de Huesca, pero la oposición en bloque consideró que no era el día de hacer balances, solo el de despedir a quien durante once años ha estado al mando de la gestión municipal y el de desearle lo mejor en su vida personal. Eso sí, hubo quien no pudo desaprovechar el momento y, ya que seguirá como senador, reclamó que no olvide al Alto Aragón "que está necesitado de más atención".

Fue la portavoz de IU, Pilar Novales, la primera en tomar la palabra. Poco tiempo ha coincidido con Elboj en el ayuntamiento, pero aún así, quiso agradecer "el esfuerzo" que ha realizado por la ciudad. "Aunque no compartamos el tipo de gestión ni el modelo de ciudad o la manera de conseguirla, entiendo que él ha hecho el trabajo desde el convencimiento de que era lo mejor".

Sin embargo Miguel Solana, de CHA, ha compartido muchos más años con el que hasta ayer era primer edil de Huesca. Ambos empezaron su andadura municipal en el mismo año, en 1999, y además el portavoz del grupo nacionalista también tiene intención de abandonar esta labor el próximo año, en las elecciones municipales. Por eso para él, ayer también era "un día especial".

Tres mandatos "juntos"

Han sido once años, casi tres mandatos los que han 'convivido juntos' en la casa consistorial y de los cuales Solana tampoco quiso hacer ningún balance político profundo porque "sería una foto borrosa, desprovista de los matices que nos ha permitido precisar la acción de lo cotidiano". Aunque aseguró que en todo este tiempo "su marcada personalidad (la de Elboj) ha dejado impronta", pero añadió que será la historia la que juzgará hasta qué punto ha dejado "la profunda huella del oso pirenaico Camille, las marcas de herradura de un tropel de caballos liderados por un alazán o las pequeñas pisadas prietas y someras de un rebaño". El concejal nacionalista consideró que con el paso del tiempo se verá "hasta qué punto los llenados superaron a los vacíos o las luces predominaron sobre las sombras". Después del pleno y solo ante los medios, fue algo más concreto: "Algunas sombras como el desarrollo industrial o el del casco histórico son patentes, pero también hay que reconocer otras acciones que han transformado la ciudad. Eso es evidente", afirmó.

Solana, que ha convivido durante estos once años con el que hasta ayer era alcalde de Huesca, si se atrevió en el pleno con otra foto, con una más personal. Lo definió como "una animal político al que tanto le gusta su trabajo", faceta que podrá seguir cultivando ya que Elboj continuará con su labor como senador. Y no dudó en reclamarle que haga "un ejercicio de reivindicación constante de Huesca y de todo el Alto Aragón" ya que aseguró "está necesitado de más atención y de más recursos porque todavía quedan muchas faenas por hacer".

También la líder del PP, Ana Alós, rechazó hacer ningún tipo de balance. En su discurso recordó que este mandato parece haber sido el de las despedidas. Y es que Roberto Bermúdez de Castro (PP) y Trini Rincón (IU) también renunciaron en su día a sus actas como concejales. "No esperaba decir adiós también al alcalde", puntualizó. Poco más tarde, ante los medios de comunicación, comentó que "no es el mejor momento para su dimisión" y añadió que creía que la renuncia "ha sido más buscando un rédito electoral para el partido que una buena decisión para la ciudad".

"Es un corredor de fondo"

Por su parte, Fernando Lafuente, portavoz del PAR, grupo que en este último mandato forma parte del equipo de gobierno, tampoco quiso poner adjetivos a estos últimos once años de gestión municipal al frente de la cual ha estado Fernando Elboj. Recordó que el alcalde "es un corredor de fondo" y le deseó suerte y éxitos en su faceta como senador. El aragonesista insistió en que ahora habrá que esperar el tiempo formalmente establecido para nombrar a Luis Felipe como alcalde y, a partir de ahí, "a trabajar por el futuro".

Una frase de Solana podría definir el sentimiento de todos, que ayer fue unánime en todos los grupos políticos tanto de la oposición como del PAR, con quien gobierna en coalición los socialistas: "No siempre fue fácil la relación, pero te deseo lo mejor".

Etiquetas