Despliega el menú
Huesca

SIMULACRO

Batalla policial en la plaza de toros

Los agentes, en un ejercicio práctico (evacuación de un herido en un tumulto), en la plaza de toros.
Batalla policial en la plaza de toros
R. G.

Qué hacer para disolver a 500 jóvenes concentrados en un botellón? ¿Cómo reducir a un maltratador que se niega a ser detenido? La Policía Local, además de regular el tráfico y proteger a las autoridades municipales, también tiene que afrontar supuestos de este tipo, para los que recibe escasa preparación en las academias. Para cubrir este vacío, el sindicato CSIF, en colaboración con el Ayuntamiento de Huesca, ha impartido un curso de tres días sobre 'Control de masas'. Algo saben de esto los agentes de la capital oscense, que tuvieron que emplearse a fondo, provistos de cascos y escudos antidisturbios, en los sucesos del Tubo de 2006.

En el curso, que finalizó ayer, han participado más de 30 personas, la mayoría policías locales, procedentes de Huesca, Binéfar, Sabiñánigo, Zaragoza, Utebo y Ejea de los Caballeros, aunque también se matriculó algún policía nacional.

El martes y el miércoles, los alumnos recibieron formación teórica, que incluyó el visionado de grabaciones de grandes tumultos recientes en distintas ciudades del país. Según los organizadores, de lo que se trataba es de aprender las técnicas que se enseñan a la Policía Nacional. Aunque es este cuerpo el que actúa en grandes concentraciones, es necesario habilitar a los agentes locales para que puedan ayudar de forma eficaz si se les necesita.

Ejercicios prácticos

Ayer, el último día, pudieron poner en práctica lo aprendido, con diversos ejercicios de simulación que tuvieron lugar en la plaza de toros, tanto en los pasillos interiores como en el albero.

Por grupos, se ejercitaron en diversos supuestos. El primero, como contener a una persona que se pone violenta (en este caso un maltratador) y se resiste a ser detenido. Uno de los agentes se metió de lleno en el papel de agresor y recibió la carga de seis compañeros, que en unos segundos lo inmovilizaron en el suelo.

Fuera, sobre la arena de la plaza y protegidos con material antidisturbios, practicaron la evacuación de un herido mientras recibían una lluvia de objetos lanzados por alborotadores (pelotas de tenis), en medio de la nube provocada por los botes de humo.

Entre las grandes aglomeraciones a las que se enfrentan estos agentes están los botellones, aunque como comentó el instructor Ángel Flórez, "controlar una masa no necesariamente es disolverla con contundencia. En la mayoría de las ocasiones símplemente hay una negociación, y suele funcionar". Enrique Sánchez, responsable de formación del área de Seguridad del CSIF, lamentó que en ninguna de las academias españolas de policías locales se dé una enseñanza específica sobre control de masas. Por no tener, dijo, en algunos cuarteles ni siquiera hay escudos y cascos. No es el caso de Huesca, donde recientemente se ha renovado el material. "Si un policía no puede proteger su propia cabeza, cómo va a proteger la de los demás".

Etiquetas