Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

empresas

Los 400 ex empleados de Mildred cobrarán 200.000 euros del millón que se les adeuda

Vivartia ya ha pagado los 8,1 millones por la fábrica, pero sigue sin anunciar la reapertura.

Dos personas trabajan ahora en el mantenimiento de las instalaciones de Mildred.
Los 400 ex empleados de Mildred cobrarán 200.000 euros del millón que se les adeuda
RAFAEL GOBANTES

Los 400 ex trabajadores de Mildred cobrarán en breve algo más de 200.000 euros. Es tan solo un 20 por ciento de lo que todavía se les adeudaba de la indemnización de despido tras el cierre de la fábrica hace tres años. Como ellos hay otros muchos acreedores de la firma pastelera, que quebró con una deuda de 22 millones de euros. Pero la empresa griega Vivartia compró la factoría por mucho menos, 8 millones de euros que ya ha acabado de pagar, un dinero con el que se va a hacer frente a parte del agujero que dejó la pastelera.

Un mensaje de móvil recordaba ayer a los antiguos trabajadores de Mildred-Pauni (378 fueron el total de afectados en el Expediente de Extinción de Empleo) que si han cambiado de dirección postal, deben comunicarla a los sindicatos a lo largo de esta semana. En breve recibirán una carta de la administración concursal, que nombró la juez después de la quiebra de la fábrica para liquidar sus bienes. En la misiva, según explicaron ayer diversas fuentes, se les dará a conocer cuánto y cómo van a cobrar parte del dinero que todavía les adeudaba la firma.

Se pactó un despido de 33 días por año trabajado, cuya cuantía total ascendía a 3,5 millones de euros para toda la plantilla. El Fondo de Garantía Salarial les adelantó 20 días por año, algo más de dos millones de euros, pero los 13 que restan todavía no los han cobrado y tampoco los recibirán íntegros. Porque los trabajadores son un acreedor más de la larga lista que dejó Mildred-Pauni y entre los que se encuentran empresas proveedoras, cajas de ahorro y bancos, instituciones como el Ayuntamiento de Huesca y la Diputación provincial, oenegés como Cruz Roja... Son un total de 706 reclamantes a los que dejó de pagar 22 millones de euros, cantidad a la que no se puede hacer frente con los 8,1 millones que abonó la firma griega Vivartia, que compró hace un año la empresa de magdalenas y cuyo coste acabó de pagar el pasado 22 de abril.

Son los créditos especiales, los prioritarios y sobre la masa como las hipotecas que poseen los bancos, los que tengan preferencia a la hora de cobrar. Una vez se haya pagado estos, se prorrateará el resto entre todos los acreedores. Los cálculos que alguna vez han hecho públicos los sindicatos es que percibirán entorno a un 20% de la deuda que Mildred había contraído con ellos. Así pues, los trabajadores, a los que todavía se les debe 13 días de los 33 pactados, cobrarán 2,6, que suman entre 200.000 y 250.000 euros.

Vivartia acabó de pagar la fábrica

Por otra parte, fuentes del departamento de Industria del Gobierno de Aragón confirmaron ayer que la multinacional griega no tiene previsto de momento reabrir la factoría. Dichas fuentes informaron que la situación del mercado no ha mejorado en los últimos meses y según los informes que los nuevos dueños han encargado, la reapertura de la empresa de magdalenas a corto plazo se plantea muy difícil, aunque tienen a dos trabajadores en labores de mantenimiento. Aún así, los griegos han cumplido con su compromiso y el pasado mes de abril acabaron de pagar los 8,1 millones de euros que ofertaron por las instalaciones. Fueron 3,47 millones los que abonaron en el cuarto y último plazo.

Cabe recordar que esta no fue la única oferta de compra que hubo. El montisonense Antonio Heras ofreció 6 millones de euros por la fábrica y el madrileño Eusebio Martínez Lázaro la duplicó. Sin embargo este último nunca, a pesar de los requerimientos judiciales, puso el aval de compra sobre la mesa. Por este motivo, y por haber retrasado la venta durante meses, CC. OO., en nombre de cinco ex trabajadoras, lo ha llevado al juzgado y le reclama 17.000 euros por daños y perjuicios. Si ganan, podrían hacerla extensible al resto de la plantilla despedida en el cierre. El juicio está fijado para el 19 de julio en el juzgado de Primera Instancia número 84 de Madrid.

Etiquetas