Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

"Hay que pensar en quienes viven en el casco"

José Ángel Cuerda, que lideró la transformación urbanística de Vitoria, evitó criticar la situación del centro histórico de Huesca.

José Ángel Cuerda
"Hay que pensar en quienes viven en el casco"
.

"En Huesca, como en cualquier otra ciudad, pensar en el urbanismo está muy bien, pero lo que importan son las personas". Así lo afirmó ayer el ex alcalde de Vitoria José Ángel Cuerda durante la conferencia organizada por Chunta Aragonesista para cerrar el ciclo 'Rechirando en a nuestra identidá'. Cuerda habló de su experiencia como alcalde (1979-1999) de una ciudad que se ha transformado social y urbanísticamente en los últimos 30 años y que se ha convertido en un modelo de desarrollo sostenible, según reconocen diversos premios.

Antes de su charla, en el Instituto de Estudios Altoaragoneses, el político y profesor dio un paseo por el centro histórico de Huesca, al que se refirió como "reflejo del simbolismo que tiene la ciudad". "Creo que Huesca es de esas pequeñas ciudades donde uno puede vivir a gusto y lo que deseo es que todos los oscenses puedan disfrutar de ella", comentó.

José Ángel Cuerda evitó criticar los aspectos negativos que debió encontrar en su paseo, "no por ser amable sino porque no he tenido tiempo de ver algo que no me guste". No obstante, señaló que "con toda seguridad, habrá en Huesca muchos lugares que están necesitando una rehabilitación, pero como en todas las ciudades".

Según dijo, toda recuperación social y urbana debe atravesar procesos en los que ha de prevalecer el derecho de sus habitantes a decidir cómo quieren vivir y cómo quieren vivir juntos: "Las piedras y lo demás está en función de las personas".

Asimismo, explicó que en Vitoria la renovación del casco histórico, "que estaba muy degradado", se ha hecho en dos grandes etapas a partir del Departamento del Centro Histórico, una sociedad anónima municipal. Un elemento destacado en esta recuperación fue la instalación de dos rampas mecánicas para salvar los 150 escalones que separaban el casco de Vitoria del resto de la ciudad.

Etiquetas