Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

HUESCA

El acceso a los Llanos del Hospital lleva ya nueve días cortado

El riesgo de aludes en la A-139 obliga a suspender dos pruebas deportivas en el complejo de Benasque.

Jorge Mayoral, gerente de los Llanos del Hospital de Benasque, se mostraba ayer abatido tras ver cómo se desvanecía cualquier esperanza de reapertura de la carretera de la A-139 antes de la celebración, este fin de semana, de dos pruebas deportivas en la estación de esquí nórdico, que han tenido que ser anuladas y en las que se habían inscrito más de 400 personas. La vía de acceso al complejo lleva nueve días cerrada al tráfico por el riesgo de aludes, después de que una gran avalancha cayera sobre la calzada el jueves 18. Al día siguiente se abrió una vía de evacuación para los turistas y trabajadores que habían quedado aislados en dos hoteles, pero todavía permanecen allí algunos clientes y más de una veintena de empleados.

 

Los técnicos de Carreteras del Gobierno de Aragón que a primera hora de ayer se desplazaron hasta la zona para evaluar la situación decidieron finalmente que la vía debe continuar cerrada porque persiste el peligro de que se desprenda la nieve de las laderas próximas a la calzada.

Todas las reservas canceladas

Tras conocer la noticia, el centro invernal tuvo que suspender de inmediato tanto los Campeonatos de Aragón de esquí nórdico estilo clásico, en el que debían competir 84 participantes mañana, como la marcha Plan d'Están, prevista para el domingo y para la que se habían inscrito más de 350 aficionados. A los deportistas que se iban a desplazar hasta el complejo hay que sumar sus acompañantes, por lo que entre las dos jornadas hubieran acudido en total más de 600 personas.

 

En vez de ultimar los preparativos para estos dos acontecimientos, ayer por la mañana los organizadores se afanaban en comunicar la anulación de ambas pruebas a todos los afectados. No menos importante es la repercusión económica del cierre de la carretera de cara al fin de semana. El gerente del complejo, que incluye también un hotel de 55 habitaciones con capacidad para entre 2 y 4 personas, recordó que el establecimiento "iba a estar lleno, pero ahora hay que cancelar todas las reservas", lamentó.

"No se puede culpar a nadie"

A pesar de los graves perjuicios que supone la prolongación de las medidas preventivas, Jorge Mayoral comentó que "hay que reconocer que hay riesgo y eso no admite discusión". "Es una faena muy gorda pero no se puede culpar ni a la Dirección General de Carreteras ni a nadie", añadió.

Etiquetas