Huesca

INFRAESTRUCTURAS

Morlán promete la mejora de la N-260 pero sin tocar el congosto de Ventamillo

Los alcaldes de la zona exigen que se dé "prioridad" a esta vía y que se busque una alternativa al "cuello de botella".

Morlán promete la mejora de la N-260 pero sin tocar el congosto de Ventamillo
E. C.

Los casi tres kilómetros del congosto de Ventamillo, en el Eje Pirenaico (N-260), no se pueden mejorar porque lo prohibe el Ministerio de Medio Ambiente. Sin embargo, en el resto del trazado se trabajará, según aseguró ayer el secretario de Estado de Infraestructuras y Planificación, Víctor Morlán, que recibió en Madrid a los alcaldes y representantes políticos de la Ribagorza para explicarles la mejora de una de las vías más importantes del Pirineo. Las obras de la N-260 entre Campo y el congosto de Ventamillo, pasado Seira, comenzarán en el primer semestre de 2012. Este tramo de 15,1 kilómetros podría estrenarse entre finales de 2014 y 2015, aunque todo depende de la disponibilidad presupuestaria.

 

El escollo del congosto de Ventanillo, donde dos vehículos pesados tienen dificultades para cruzarse, y la condición de la disponibilidad presupuestaria que puso Morlán para cumplir su promesa dejó un poso "agridulce" en los integrantes de la Comisión de Control de las Obras del Eje del Ésera. Por ello, solicitaron que esta vía sea "prioritaria" en los presupuestos generales. Además, se exige que se busque una solución técnica al congosto, porque no se conforman con la respuesta.

 

No obstante, la mayoría están contentos por el avance desde Campo y, sobre todo, por la "sinceridad" y la "voluntad" de Víctor Morlán, pero insatisfechos porque no hay salida para el congosto. Para el presidente de la Comarca de la Ribagorza, José Franch, "el encuentro ha sido positivo, y se ha visto muy buena voluntad. Aunque nos queda ese punto del congosto, no podemos quedarnos ahí. Hay que avanzar y buscar soluciones". Apuntó que es preciso "desbloquear" esta carretera tan importante para la comarca.

 

"No podemos permitir que exista ese cuello de botella en una carretera del siglo XXI", denunció el consejero comarcal y alcalde de Santaliestra, Javier Mur (CHA), que apuesta por que se busque otro trazado alternativo, que permita terminar la vía. Volvió un tanto decepcionado porque pensaba que el estado del resto del proyecto estaba más avanzado y además, depende de "los presupuestos disponibles".

 

Para el tramo que se ha prometido, desde Campo hasta el congosto de Ventamillo, existe un estudio con cinco alternativas, además de la "alternativa cero", que exige el Ministerio de Medio Ambiente, y que seguiría el mismo trazado. Los representantes esperan una nueva cita para junio, en la que se valoren esas soluciones técnicas y se escoja el recorrido, con presupuestos que oscilan entre los 30 y 80 millones de euros. Según el calendario que les facilitó ayer Morlán, en el primer semestre de 2012 comenzarán las obras con un plazo de 30 meses. El trazado es complicado y habrá meses que se paralizarán los trabajos porque es una zona en la que anida el quebrantahuesos.

 

Precisamente, la presencia de esta especie protegida es una de las trabas que pone Medio Ambiente al Ministerio de Fomento para mejorar el congosto de Ventamillo, calificado como zona LIC (Lugar de Interés Comunitario) y ZEPA (Zona Especial de Protección de Aves).

 

Los 3,2 kilómetros desde el congosto a Castejón de Sos ya están en obras y se espera que estén totalmente terminados a finales de 2010. Desde esta última población hasta Pont de Suert, el proyecto para esos 30 kilómetros aproximadamente está todavía en trámites medioambientales.

 

El portavoz del PP en Ribagorza, José Antonio Lagües, salió con esa sensación "agridulce" porque "parece que el congosto es un cuello de botella insalvable", y tendría que buscarse una alternativa. El alcalde de Campo, José Eusebio Echart (CHA), resaltó que este proyecto tiene que ser "una obra prioritaria", por el derecho que tienen los habitantes del valle a tener las mismas condiciones que en otras zonas. Por su parte, la alcaldesa de Castejón de Sos, María Pellicer, mostró su satisfacción por las explicaciones y confía en que los plazos se cumplan. También asistió la alcaldesa de Graus, María Victoria Celaya, quien resaltó que podrán participar en la elección del trazado.

Etiquetas