Huesca
Suscríbete por 1€

PENDIENTES DEL CIELO

Las estaciones aprovechan las bajas temperaturas para preparar las pistas

El pico Gallinero de Cerler ya empieza a blanquear. Los cañones de fabricación de nieve artificial no paran y la pequeña nevada de la pasada madrugada ha contribuido a blanquear un poco más el paisaje. No obstante, en la estación confían en que a partir de mañana llegue un frente frío que les deje mucha más nieve, un manto blanco con el que poder abrir el próximo 4 de diciembre, justo antes del puente de la Constitución y de la Inmaculada. Es la fecha que todas las estaciones, tanto las cinco del holding de la nieve (Cerler, Formigal y Panticosa en la provincia de Huesca, y las turolenses de Javalambre y Valdelinares) como las dos del valle de Canfranc (Astún y Candanchú) se han fiajdo para inaugurar la temporada.

Cerler, la más oriental del Priirneo aragonés, ha sido la primera en poner en marcha el sistema de innivación. Mientras el resto esperaba a que durante la jornada de ayer o la de hoy desciendan las temperaturas para poner en marcha los cañones o incluso algunas a que caigan los primeros copos; esta estación de la comarca de la Ribagorza lleva toda la semana con los cañones en marcha en zonas altas del complejo, en las situadas a más de 2.000 metros de altitud.

Según explicó Jaime Río, responsable comercial del centro de esquí ribagorzano, se está innivando las zonas de Batisielles, Gallinero, Cogulla, Robellons y Basibé, donde se ha habilitado el nuevo ‘snowpark’ que es una de las novedades de la temporada y que con 2,5 kilómetros de longitud será el más grande de España. “No hay tanta nieve como el año pasado, pero somos optimistas de cara al próximo fin de semana porque estamos fabricando de buena calidad y con la borrasca que llega que dicen que dejará nieve a partir de los 1.000 metros...”, comentó el responsable comercial de esta estación que tiene su base a 1.500 metros de altitud.

La cota baja hata los 700 metros

Según las previsiones de la Agencia Estatal de Meteorología la nubosidad irá aumentando a lo largo de la jornada de hoy y hay posibilidad de que se produzca alguna precipitación débil al final del día. Pero la cota de nieve, situada a 1.500 metros, descenderá el domingo hasta los 1.000 metros de altitud, aunque conforme vayan pasando las horas disminuirá la nubosidad y cesarán las precipitaciones.

Será el lunes día 30 de noviembre cuando la cota de nieve, según las previsiones de la Agencia de Meteorología, se sitúe en los 700 metros. Aunque el viento, que hasta esta jornada soplará de sur, cambiará a componente noroeste, con intervalos de intensidad fuerte.

Etiquetas