Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

HUESCA

Huesca cerró 2008 con más muertos en carretera, frente a la tendencia nacional

El año pasado se saldó con 43 fallecidos en accidentes de tráfico, cinco más que en 2007.La mayoría de las víctimas se produjeron en vías secundarias, y seis eran motoristas.

N-II: LA MÁS PELIGROSA
Huesca cerró 2008 con más muertos en carretera, frente a la tendencia nacional
R.G.

El número de víctimas mortales en las carreteras de la provincia aumentó el año pasado, con un total de 43 fallecidos, 5 más que en los doce meses anteriores. Estas cifras son ligeramente superiores a las que ha ofrecido esta misma semana la DGT a nivel nacional ya que su estadística solo contabiliza los fallecidos en las 24 horas siguientes al siniestro, mientras que el balance de la Jefatura Provincial de Tráfico de Huesca incluye las personas que mueren en los siguientes 30 días.

Pese a ser el segundo mejor dato de los últimos doce años y a que desde 2003 las víctimas mortales casi se han reducido a la mitad, el balance de 2008 supone un ligero repunte en las estadísticas de siniestralidad, ya que 2007 se cerró con 38 fallecidos.

El ascenso de 2008 contrasta con los datos favorables que arrojan las estadísticas nacionales y autonómicas, pues tanto en España como en Aragón se redujo el número de víctimas. Los expertos afirman que con cifras tan bajas es difícil sacar consecuencias. El jefe provincial de Tráfico comentó que “estamos bajando en número de accidentes y heridos, pero choca un poco el ascenso en el número de muertos”.

Andrés Fernández del Río aclaró que “dependiendo de cómo sea un accidente, puede hacer variar mucho las estadísticas”, en referencia a que en 2007 solo hubo 2 siniestros con dos muertos y en 2008 se registró 1 con tres víctimas mortales y 4 con dos víctimas.

El responsable de Tráfico destacó sobre todo la disminución en el número total de sucesos, en paralelo a la menor accidentalidad en España. Al acabar 2008 (sin contabilizar los días 30 y 31), se habían producido en la provincia 577 accidentes, con 43 muertos y 855 heridos. El balance de 2007 fue de 652 accidentes, 38 muertos y 1.017 heridos. Estas cifras no incluyen los ocurridos en las vías urbanas.

En el global de Aragón, 2008 confirmó la tendencia al descenso reflejada en los últimos años, y solo Huesca rompió el balance positivo con 5 víctimas mortales más. En Zaragoza murieron 62 personas frente a las 73 del año anterior; y en Teruel, hubo 13 fallecidos, la mitad que en el 2007.

El peligro de la red secundaria

El accidente más grave de 2008 en el Alto Aragón se produjo precisamente en una de las carreteras que más portadas ha acaparado por su elevada siniestralidad y las malas condiciones de la vía. Se trata del tramo Alfajarín-Fraga, el único sin desdoblar de la N-II. Fue el 27 de julio, en el kilómetro 425, donde perdieron la vida tres personas de una misma familia (un matrimonio de Zaragoza, de 58 y 43 años, y su hijo de 12), en un choque frontal, cuando volvían desde Lérida a la capital aragonesa.

Sin embargo, la mayoría de las víctimas mortales se produjeron en la red secundaria. Precisamente un dato relevante que reflejan las estadísticas de tráfico de 2008 es la elevada siniestralidad en estas carreteras.

Andrés Fernández del Río destacó que normalmente dos tercios de las víctimas mortales se producen en la red nacional, pero el año pasado se invirtió esta tendencia, de forma que de cada tres fallecidos, dos se registraron en vías autonómicas o locales o en travesías urbanas.

Otra particularidad es que se ha triplicado el número de fallecidos en accidentes de motocicleta. Si en 2007 hubo 2 víctimas en siniestros con este tipo de vehículos, el año pasado se contabilizaron 6. Además, la mayoría perdieron la vida en carreteras secundarias.

El último siniestro mortal en el que se vio implicada una motocicleta se registró en octubre en la A-132, cerca de Bailo. A escasos kilómetros, pero en la HU-V-2101, de Puente la Reina a Santa Engracia, perdieron la vida un hombre y una mujer que viajaban en una motocicleta, y otro joven, de 17 años, resultó muerto en Alcolea de Cinca en un camino vecinal.

 

Precaución en la N-240

Respecto a la seguridad en la red viaria provincial, Tráfico recomienda especial precaución en la N-240 debido a las obras de construcción de la autovía Huesca-Lérida, pues aunque los trabajos se realizan fuera de la calzada, ha aumentado la salida de camiones a la carretera. El último accidente mortal se produjo precisamente en esta vía. Un joven de Lérida falleció el 19 de diciembre tras colisionar frontalmente su vehículo contra un camión hormigonera en el término municipal de Castejón del Puente.

La carretera que comunica Huesca y Lérida figuró durante muchos años como la de mayor siniestralidad de la red viaria oscense, un puesto que abandonó tras la colocación de los radares de control de velocidad. Si en 2004 hubo 140 accidentes con 13 muertos, en 2007 registró 86 accidentes y 5 muertos.

En cuanto a la red secundaria, la que más accidentes acumula es la A-131 (Huesca-Fraga), teniendo en cuenta que es una vía de 100 kilómetros con una elevada densidad de tráfico. Aunque hay tramos mejorados, otros ni siquiera disponen de arcén.

Etiquetas