Despliega el menú
Aragón

SELECTIVIDAD

"La frase ha sido difícil y el tiempo muy justo"

Lengua y Literatura fue el examen que estrenó la prueba de este año, la primera en la que habrá asignaturas para subir nota.

Un grupo de alumnos, en la Facultad de Derecho minutos antes de empezar el examen.
"La frase ha sido difícil y el tiempo muy justo"
PEDRO ETURA/A PHOTO AGENCY

Llegó el día. Un repaso de última hora a los apuntes, un vistazo a la cartera para asegurarse de llevar el DNI y empieza el examen: "Explique el teatro de Antonio Buero Vallejo". Lengua y Literatura fue la prueba con la que 4.750 alumnos aragoneses comenzaron ayer la Selectividad. Con los nervios previos a cualquier evaluación, los jóvenes hacían cuentas sobre sus posibilidades. "El curso me ha ido bien y no me piden casi nota para lo que quiero estudiar (Ingeniería industrial y automatismos), pero aún así hay que sacar como mínimo un 4 en estos exámenes. A ver qué tal", contaba Sergio Escobedo, del instituto Benjamín Jarnés de Fuentes de Ebro, minutos antes de entrar en un aula de la Facultad de Derecho de Zaragoza. "Confío en Historia que es lo que mejor llevo", añadía Mario Alfonso, del centro Sagrada Familia de Zaragoza y que quiere matricularse en Administración y Dirección de Empresas.

Otros, como su compañera de clase, Alba Blasco, no lo tenían tan claro. "No sé cómo lo llevo, hasta que no lo haga...", decía esta joven que todavía no ha decidido qué quiere estudiar.

Todos llegaban al examen con las novedades aprendidas. "Nos las han explicado bien en clase", afirmaba Rubén Sebastián, del centro Sagrada Familia. "Según lo que cuentan los exámenes, creo que me llega la media", añadía Javier Marturel, del Liceo Europa.

Tras la primera prueba, había caras de alivio y otras más preocupadas. "La frase era un poco difícil y el tiempo me ha parecido muy justo", aseveraba Celia Grasa. Su objetivo es cursar Medicina en Huesca y aunque la media que lleva de Bachillerato, un 9,1, le da de sobra, asegura que no puede descuidarse. "Por limpieza igual hasta me bajan la nota porque me he equivocado, he tenido que tachar parte", decía algo compungida, aunque las compañeras que tenía al lado la animaban. Todas están pasando unos días de exámenes y nervios en los que se juegan estudiar lo que ansían. Por eso, en cuanto acaben, se irán a Salou para desestresarse.

Etiquetas