Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

POR UNA AP-2 SIN PEAJE ¡YA!

Fomento y DGA ultiman un acuerdo para liberar el peaje de la AP-2 de Alfajarín a Pina

El Ministerio de Fomento y el Gobierno de Aragón están a punto de cerrar un acuerdo que permitirá mejorar notablemente la seguridad vial en el tramo de la N-II sin desdoblar entre Alfajarín y Fraga, uno de los que concentran más accidentes en la red carretera española.

Fuentes de la negociación señalaron a HERALDO que "está muy próxima" la liberación del peaje de la AP-2 entre Alfajarín y Pina, ya que "la decisión política por ambas partes es firme y solo restan limar aspectos técnicos".

El punto de partida para el acuerdo ha sido la coincidencia de ambos Gobiernos en reconocer la realidad: la situación de la N-II en el tramo sin desdoblar se ha convertido en insostenible y es necesario encontrar mejoras, aunque sean parciales por la imposibilidad presupuestaria de acometer la liberación de todo el trayecto, mientras se continúa avanzando en el proyecto de transformar la carretera nacional en autovía.

Tras estudiar diferentes opciones, Fomento ha dado el visto bueno a la última propuesta del departamento aragonés de Obras Públicas, Urbanismo y Transportes: ampliar la parte liberada de la AP-2 entre La Puebla de Alfindén y Alfajarín hasta la salida de Pina de Ebro.

De esta forma, todo tipo de vehículos podrán circular sin pagar por 31 kilómetros más de autopista (en ambos sentidos), lo que reducirá a 65 el tramo de nacional sin desdoblar y sin una vía gratuita alternativa.

La medida, aparte de la ventaja directa para quienes circulen exclusivamente entre Zaragoza y Pina de Ebro, tendrá a su vez un beneficio indirecto para los conductores de largo recorrido, ya que el precio de la autopista para evitar el peligroso trayecto por la N-II será menor que el actual.

Los turismos pagan ahora 8,60 euros para transitar entre Alfajarín y Fraga y 2,35 para desplazarse hasta la salida de Pina. Esos precios se duplican, o más, para los camiones, con tarifas diferentes según estén catalogados en una de las dos categorías de vehículos pesados.

Precisamente ese coste, que disuade a los transportistas de utilizar la autopista y desplaza casi todo el tráfico pesado a la carretera, seguirá siendo uno de los inconvenientes para que la liberación del tramo Alfajarín-Pina tenga repercusiones positivas sobre todo el trayecto sin desdoblar.

Por ese motivo, el Ejecutivo autonómico insiste en incluir en el acuerdo de liberación una tarifa bonificada para los vehículos pesados que se decanten por coger la AP-2 para evitar la N-II entre Fraga y Pina. De esa forma, muchos camioneros verían más asequible realizar todo el trayecto por la autopista y la carretera quedaría más despejada.

Las administraciones negociadoras son partidarias de que esa bonificación tarifaria para vehículos pesados sea asumida por la empresa explotadora de la autopista, Abertis, quien podría ser favorable a la medida si se incluye una ampliación de la concesión en el acuerdo definitivo.

En cualquier caso, el Ministerio de Fomento se encargará de financiar la liberación del peaje a cargo de los presupuestos generales del Estado. El objetivo es conseguir que la medida se aplique cuanto antes, recurriendo a partidas presupuestarias del actual ejercicio no ejecutadas. De no ser posible, habrá que esperar a enero para ponerla en marcha.

Una de cada diez muertes

Los 96 kilómetros que tiene el tramo sin desdoblar entre Fraga y Alfajarín suponen una centésima parte de la red viaria aragonesa, que suma más de 10.000 kilómetros. Sin embargo, ese trayecto se cobra una de cada diez muertes por accidentes en carretera en Aragón (en 2007 hubo 136 fallecidos en las diferentes vías carreteras de la comunidad autónoma). La mayoría de los siniestros se producen como consecuencia de choques frontales o frontolaterales, circunstancias que se dan mucho menos en las autovías y las autopistas por sus características constructivas.

Según los cálculos del Gobierno aragonés, liberar el peaje de la AP-2 para que el tráfico pesado no circule por el todo el tramo sin desdoblar de la N-II costaría unos veinte millones de euros al año. No obstante, ya señaló en su día que existen fórmulas de liberación parcial que permitirían reducir esa cifra y subvencionar el uso de la autopista.

Etiquetas