Aragón
Suscríbete

ACCIDENTE MORTAL

El noveno fallecido en lo que va de año vuelve a convertir a la N-232 en la peor carretera de Aragón

Un vecino de Fuentes de Ebro de 33 años perdió ayer la vida en una colisión frontal en el tramo sin desdoblar de Quinto. A mitad de agosto, las víctimas mortales de tráfico ya superan a las del verano de 2009.

Pese a la prohibición de adelantar, ya ha habido cuatro muertes.
El noveno fallecido en lo que va de año vuelve a convertir a la N-232 en la peor carretera de Aragón
ESTHER CASAS

El goteo de fallecidos en carretera continúa. La última víctima mortal es un vecino de Fuentes de Ebro de 33 años, que ayer perdió la vida en un choque frontal en Quinto. Se trata de uno de los tramos sin desdoblar de la conflictiva N-232, que con nueve fallecidos en lo que va de año vuelve a convertirse en la más siniestra de Aragón. De hecho, a mediados de agosto, con casi cuatro meses y medio por delante, esta carretera nacional se ha cobrado ya tres vidas más que en 2009. Datos que no invitan al optimismo y que obligan a pensar, una vez más, en la necesidad de agilizar los proyectos que la convertirán definitivamente en autovía.

El accidente de ayer se produjo a la altura del kilómetro 197,458, a poca distancia del casco urbano de Quinto. Según informó la Delegación del Gobierno, poco antes de la ocho de la mañana, y por causas que todavía se investigan, un Nissan Terrano chocó de frente contra un pequeño camión. Como resultado de la colisión, el conductor del todoterreno, identificado como Víctor José A. C., perdió la vida prácticamente en el acto. En el otro vehículo circulaban dos hombres, el conductor resultó herido leve y pudo salir por su propio pie, pero el que ocupaba el asiento del copiloto quedó atrapado por las piernas.

Los primeros en llegar al escenario del accidente fueron los voluntarios de Protección Civil en la Ribera Baja, que al ver que algunas personas trataban de mover al herido atrapado en el camión tuvieron que pedirles que lo dejaran, ya que las consecuencias podían ser peores. Cuando se acercaron al conductor del Nissan, comprobaron que apenas tenía pulso. De hecho, nada pudieron hacer después las asistencias médicas por su vida.

Los Bomberos de Zaragoza recibieron el aviso a las 7.59 y se trasladaron enseguida hasta el lugar del siniestro para tratar de excarcelar al copiloto de la camioneta, de 40 años e identificado con las iniciales R. P. R.. Según fuentes del 080, la deformación de la cabina había provocado a la víctima lesiones graves, lo que obligó a trabajar con extremo cuidado. Finalmente, el equipo de salvamento logró liberar y estabilizar al herido, que fue trasladado después por el 061 hasta el Hospital Miguel Servet de Zaragoza. Según el primer informe médico, presentaba fractura abierta de fémur, así como rotura de tibia y peroné.

La Guardia Civil de Tráfico ha abierto una investigación para aclarar las causas de este último accidente mortal, ya que parece haber circunstancias algo extrañas. Según explicó a los agentes un camionero que circulaba por este tramo cuando se produjo la colisión, el Nissan Terrano circulaba "haciendo bandazos". En principio, parece que conducía en dirección Zaragoza, por lo que no está claro cómo pudo chocar de forma frontal contra el camión, que circulaba en el mismo sentido. Los agentes creen que el conductor fallecido tampoco llevaba puesto el cinturón de seguridad, ya que su cuerpo se desplazó completamente hacia adelante hasta impactar con el parabrisas.

Los heridos, de Alcañiz

Según fuentes del operativo de rescate, los dos heridos trabajan para una empresa de montajes de Alcañiz y se desplazaban a la capital aragonesa. No llevaban apenas carga en la parte trasera del vehículo, lo que agilizó las labores de limpieza a los equipos de conservación de carreteras.

Con este último choque, son ya tres los siniestros mortales registrados este año en la conocida como carretera de Castellón. El más reciente tuvo lugar el pasado jueves por la noche a la altura del término turolense de Híjar, en el que perdieron la vida tres personas: una madre y una hija, de Alcorisa, y un vecino de la localidad navarra de Buñuel. El pasado 26 de febrero, otra persona fallecía en otra colisión registrada a la altura del kilómetro 296, en Fuentes de Ebro.

El balance general de este verano tampoco es bueno. Aún no ha concluido el mes de agosto y el número de víctimas mortales (18) ya supera al total del verano pasado (16).

Etiquetas