Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

CIENCIA

Dos proyectos de investigación punteros convierten a Aragón en referente europeo

El Instituto de Nanociencia recibió ayer el microscopio Titán, el más avanzado que existeZaragoza contará a principios de 2010 con un centro científico de alto rendimiento pionero en el estudio de fármacos inteligentes

Ricardo Ibarra (izda.), director del Instituto de Nanociencia de Aragón, y José Luis Serrano, director general de Investigación y Desarrollo del Gobierno de Aragón, ayer por la mañana en el campus Río Ebro, junto a una de las piezas del Titán recién llega
Dos proyectos de investigación punteros convierten a Aragón en referente europeo
JOSÉ MIGUEL MARCO

Dos proyectos punteros en Europa han situado a Aragón a la vanguardia de la investigación y la han convertido en un polo de atracción para empresas de tecnología avanzada. Los responsables de catapultar a la Comunidad han sido el Titán -el microscopio más avanzado del mundo-, que ayer llegó a la Universidad de Zaragoza, y un centro de alto rendimiento pionero en la investigación de fármacos inteligentes, es decir, medicamentos más específicos, eficaces y con menos efectos secundarios. Estas instalaciones abrirán a principios de 2010 y convertirán a la ciudad en un nodo del Centro Europeo de Cálculo Atómico y Molecular.

 

Ambos proyectos tendrán como sede el edificio de los institutos de investigación que hay en el campus Río Ebro de Zaragoza, detrás del Centro Politécnico Superior, y ayudarán a que los trabajos científicos aragoneses adquieran un nivel de excelencia, ya que los expertos contarán con aparatos e instalaciones únicas. Además, atraerán a los mejores 'cerebros' para que desarrollen aquí parte de sus investigaciones.

 

El primer paso para que esto sea una realidad se dio ayer con la entrega del Titán. Las piezas llegaron en 19 cajas cargadas en dos camiones procedentes de Holanda y el aparato se montará en las próximas semanas. En los trailers viajaba también un microscopio de barrido con cañón de iones denominado Helios, que permitirá la preparación de muestras para los análisis que se hacen en el Titán.

 

El Titán es un instrumento único porque posee unas lentes de última generación que permiten observar los átomos con total nitidez y hacer en ellos estudios estructurales y químicos para conocer las propiedades físicas que tiene la materia en dicha escala. Con él se podrán ver elementos más pequeños que un angstrom, unidad equivalente a la diezmillonésima (10-10) parte del metro. Esto abrirá nuevas líneas de investigación y perfeccionará las ya existentes en biomedicina, electrónica o catálisis, entre otros.

 

El aparato forma parte de un laboratorio de microscopías avanzadas que se quiere incluir dentro del Mapa de Infraestructuras Científico-Tecnológicas Singulares (ICTS), donde se agrupan las instalaciones pioneras que se cofinancian entre la administración central y las comunidades autónomas. En total, ha costado 20 millones de euros, en los que se incluyen los microscopios y el coste de los equipamientos: ha habido que construir, por ejemplo, una sala donde la limpieza es extrema, para evitar que en la preparación de materiales pueda caer alguna mota de polvo que arruine la investigación.

Polo de atracción de empresas

Este es el primer equipo de estas características instalado en España y en todo el arco mediterráneo y podrá ser utilizado por centros de investigación tanto públicos como privados. Esto atraerá a empresas de tecnología avanzada que necesitan estos medios de observación. "Es un gran paso. Es muy importante contar con instrumentos que nos permitan hacer materiales a nivel atómico", explicó Ricardo Ibarra, director del Instituto de Nanociencia de Aragón.

Un centro de Cálculo Atómico

El segundo proyecto pionero, el centro de alto rendimiento para investigadores -denominado Zaragoza Centre for Advanced scientific Modelling (ZCAM)-, será uno de los seis nodos del Centro Europeo de Cálculo Atómico y Molecular (CECAM), que tiene su sede central en la Lausana (Suiza). Cada base del CECAM tiene una especialización, y la aragonesa se ocupará de la modelización de proteínas, clave para entender cómo funciona el organismo y para la fabricación inteligente de fármacos. La particularidad de estos medicamentos es que llevan nanopartículas (pequeñísimos fragmentos de materia) que permiten lanzar los medicamentos exclusivamente hacia las zonas del cuerpo con células malignas, evitando efectos secundarios no deseados.

 

Por ejemplo, se puede conseguir que uno de estos fármacos entre en un tumor con más facilidad, ya que sus nanopartículas van directamente a la zona donde están las células cancerígenas. De esta forma, liberan toxinas anticáncer solo en el lugar indicado, sin tocar las células sanas. Así, se podrán aplicar más dosis sin riesgo de producir daños en el resto del cuerpo. Ya no se hará un fármaco de forma aleatoria, que requiere muchas pruebas hasta que se da con el bueno. Se observarán en tres dimensiones las proteínas, se estudiarán sus huecos y se buscará un medicamento específico.

 

Aragón ya tiene experiencia en estas investigaciones. Por ejemplo, trabajan en ello el Instituto de Biocomputación y Física de Sistemas Complejos (BIFI), el Instituto de Ciencia de Materiales de Aragón (ICMA) y el Instituto de Nanociencia de Aragón (INA). Esta fue una de las razones por las que el CECAM ha optado por instalar un nodo en Zaragoza. La decisión la tomó una delegación evaluadora -formada por expertos de la Unión Europea- que visitó varias ciudades españolas.

 

Se calcula que el centro necesitará una inversión de unos 500.000 euros anuales, que financiará el Gobierno central. La Universidad aportará las infraestructuras y la DGA pagará al director del nodo.

Etiquetas