Aragón

FUEGO EN LA CASA DE UNA FAMILIA DE ORIGEN CHINO

Dos niños de 3 y 5 años fallecen en un incendio en un piso de Zaragoza

La abuela de los menores, de origen chino, sufrió quemaduras en el 40% de su cuerpo y un bebé de tres meses fue rescatado vivoEl fuego se originó en el salón de la vivienda, ubicada en la avenida de Madrid, por causas desconocidas y se extendió muy rápido

Dos niños de 3 y 5 años fallecieron ayer carbonizados y su abuela resultó herida grave en un incendio que se declaró a las 19.15 en el número 218 de la avenida de Madrid de Zaragoza. Al parecer, el fuego comenzó en el salón del quinto piso de ese bloque, en el que reside una familia de origen chino. En el momento de los hechos se encontraban en el inmueble además de los dos niños y su abuela, un bebé de tres meses, la madre y una amiga de esta, que ayudaba a los padres en el bar La Parrilla, regentado por la familia y situado en la calle de Ramiro I. Entre las dos lograron sacar al lactante del domicilio. El padre no se encontraba en casa.

 

Un sargento de bomberos que pasaba por la avenida de Madrid dio el aviso y antes de las 20.00 las llamas, que llegaron a subir dos metros por el edificio, ya estaban controladas. Los residentes de los pisos superiores -el edificio tenía 9 plantas- fueron trasladados por precaución hasta el último piso del inmueble.

 

La abuela salió junto con los niños de 3 y 5 años al balcón para protegerse del fuego y pedir ayuda, pero las llamas alcanzaron primero a los pequeños y los carbonizaron. A la anciana se le prendió el pelo y la manta con la que se protegía y, según testigos presenciales, se descolgó por el balcón apoyándose en una canaleta del edificio contiguo para intentar salvarse. Allí fue rescatada por los bomberos y trasladada al Hospital Miguel Servet en estado grave, con quemaduras en el 40% de su cuerpo y afectada por la inhalación de humo. Está ingresada en la uci de traumatología. Al mismo centro hospitalario también fue trasladado un hombre de origen chino -cuya relación con la familia se desconoce- que estaba cerca del lugar de los hechos y que sufrió una crisis de ansiedad.

 

La madre de los pequeños permaneció en la calle hasta que los bomberos sacaron los cuerpos de sus hijos. Cerca de allí, en el bar La Parrilla esperaba también la joven Xian que se encontraba en el piso cuando se produjo el incendio y que ayudó a salvar al bebé. Esta joven se encontraba durmiendo en una de las habitaciones cuando comenzó el fuego. Al despertarse por los gritos de la familia salió junto con la madre (Isabel, en su nombre castellanizado) y con el bebé Zhangke, de solo tres meses. Se lo llevó al bar que regenta la familia. A las 21.25 la Cruz Roja hizo una exploración del estado del bebé en una de las ambulancias desplazadas.

Un incendio difícil de sofocar

Según fuentes cercanas a los bomberos, el fuego se inició en el salón del piso, en el que la familia residía en régimen de alquiler. A última hora de ayer se desconocía la causa del mismo, pero los encargados de sofocarlo confirmaron que fue difícil de apagar por la cantidad de materiales de diverso tipo que había en la zona en la que se inició. De hecho, hubo un momento en el que parecía controlado, pero las llamas se reavivaron. El 112 llevó hasta el lugar de los hechos un equipo de psicólogos, aunque su labor, como la de los bomberos y policías, resultó complicada porque la familia china apenas hablaba español.

 

Hasta el entorno del 218 de la avenida de Madrid acudió un gran número de vehículos sanitarios, policiales y de asistencia. Se desplazaron tres ambulancias de la Cruz Roja -que prestaban servicio a la Cincomarzada-; 15 unidades de Protección Civil; dos uvi móviles y tres unidades de soporte del 061; varias unidades de la Policía Local y Nacional; y seis vehículos de bomberos: dos autobombas, dos autoescalas, una uvi móvil y un coche de mando.

 

También se personó la Hermandad de la Sangre de Cristo, que sobre las 22.00 trasladó los cuerpos de los niños fallecidos al Instituto de Medicina Legal, ubicado cerca del Hospital Royo Villanova.

 

La aparatosidad del incendio congregó a cientos de curiosos en el entorno del edificio y la Policía Local tuvo que cortar al tráfico un carril en sentido a Los Enlaces, lo que provocó retenciones en la zona. La circulación quedó restablecida en la zona alrededor de las 22.00.

 

Este siniestro ocurre solo 11 días después de que otro incendio acabara con la vida de una niña de dos años. El fuego se produjo en un asentamiento chabolista en Vadorrey.

Etiquetas