Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

PENA PARA LOS PADRES, EL CURANDERO Y SU MUJER

Condenan a 18 meses de cárcel a los padres del bebé que murió tras una circuncisión ilegal

El fiscal modificó el delito que les imputaba, de homicidio doloso a imprudente, y redujo así la pena a 18 meses de cárcel, frente a los 13 años de prisión que pidió inicialmente para los padres y diez para el curandero y su mujer, todos de origen nigeriano.

Los padres de un bebé, un curandero y su mujer, todos de nacionalidad nigeriana, han sido condenados a 18 meses de cárcel por practicar una circuncisión ilegal al niño, que murió en un ambulatorio de la capital aragonesa al que llegó en estado muy grave.

El juicio se ha celebrado en la Audiencia Provincial de Zaragoza y ha durado sólo una media hora al modificar el fiscal el delito que les imputaba, de homicidio doloso a imprudente, y reducir la pena a 18 meses de cárcel, frente a los 13 años de prisión, para el matrimonio, y diez, para el curandero y su mujer, que pidió inicialmente.

Los cuatros condenados, Nosa N.O., de 38 años, y Joy V., de 33, padres del niño, Monday.I., de 39, y Emily Adesuwa, el curandero y su mujer, han quedado en libertad tras haber permanecido catorce meses en prisión preventiva, en la cárcel de Zuera (Zaragoza).

El abogado del curandero, Javier Osés, ha explicado a los medios de comunicación, después del juicio, que los cuatro abandonarán la cárcel después de recoger sus pertenencias.

Para este letrado, las razones culturales han influido en la modificación del criterio definitivo del Fiscal, quien ha entendido que se trataba de un homicidio imprudente y no doloso.

"A nosotros nos cuesta asimilar la circuncisión, pero para ellos es algo propio, porque forma parte de su cultura", ha comentado Osés sobre la actuación de los cuatro nigerianos.

Por su parte, Soraya Laborda, abogada de los padres, ha afirmado que la sanidad pública de un país como España, que "presume de ser multicultural", debería garantizar este tipo de intervenciones, siempre que se respete la "ética y el orden público".

Los padres, contentos por la resolución del juicio, tienen previsto celebrar ahora el funeral por su hijo, ya que no querían hacerlo bajo la sospecha de que eran presuntos asesinos, ha explicado Laborda.

La muerte del bebé, que entonces tenía unos seis meses, se produjo el 27 de noviembre de 2008 en la casa que los padres tienen en Zaragoza, hasta la que se trasladaron desde Tudela (Navarra), donde residían, el curandero y su mujer para hacer la circuncisión.

Los padres, que residen en España desde hace más de siete años, fueron quienes trasladaron al ambulatorio del barrio de La Jota, de la capital aragonesa, donde los facultativos que lo atendieron alertaron de los hechos a la policía, que detuvieron al matrimonio y, al día siguiente, al curandero.

Etiquetas