Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

PATRIMONIO

Códices que renacen en la red

En unos días comienza la digitalización de casi mil piezas del archivo histórico del Parlamento aragonés, un proceso que permitirá consultarlo por internet.

Mapa de 1838, uno de los que va ser digitalizado.
Códices que renacen en la red
CORTES DE ARAGÓN

Desde un códice árabe aljamiado a una fotografía de la Aljafería datada en torno al año 1870. De las aproximadamente 1.700 piezas que forman el fondo del archivo histórico de las Cortes de Aragón, 936 van a ser 'desempolvadas' dentro de unos días para iniciar un silencioso viaje que les catapultará, a través de la digitalización, desde la antigüedad de sus orígenes al siglo XXI.

 

Una delicada labor que se va a llevar a cabo en la propia sede de la biblioteca de la Aljafería. Para ello ya se ha trasladado hasta allí un escáner cenital que trabaja con baja luminosidad para no dañar el preciado material. Esta máquina es capaz, por ejemplo, de corregir las curvas de la página para evitar distorsiones en su reproducción. El personal de la empresa encargada de esta labor, Digitalización y Gestión Documental, que pertenece al Grupo Telefónica, colaborará codo con codo con los trabajadores de la propia institución.

 

Silvia Rebollo, la jefa del proyecto, reconoce que es una labor que exige un extremo cuidado. Los profesionales que manipulan este pequeño 'tesoro' de las Cortes tienen que utilizar guantes especiales y en todo momento se tiene en cuenta tanto la luminosidad que se aplica como la temperatura bajo la que se trabaja con los documentos, muchos de los cuales cuentan con varios siglos de antigüedad.

 

La empresa, que está embarcada en otros ambiciosos proyectos, como la digitalización de fondos de la Tesorería de la Seguridad Social, tiene experiencia específica en este tipo de trabajo. De hecho, ha llevado a cabo una labor similar con el archivo del Palau de la Música de Barcelona y con el archivo histórico de San Millán de la Cogolla, en La Rioja. También se ha dedicado a la digitalización del Registro Civil en toda España y a la de documentos de carácter administrativo de varias entidades financieras.

 

En el caso del archivo de las Cortes, que se va a comenzar a digitalizar ahora en una primera fase (con un presupuesto total de 58.000 euros) está previsto obtener 30.258 imágenes de excelente calidad, en la que se reproducirán como mínimo, según consta en las condiciones del contrato, 16,7 millones de colores.

 

Hay manuscritos, grabados, mapas e incluso valiosas fotos antiguas de la Zaragoza monumental de pioneros de la fotografía como Jean Laurent o Coyne. Durante el próximo mes de mayo, una vez haya concluido el proceso, todas estas piezas estarán a disposición de los internautas.

 

Aunque la divulgación de estos fondos es uno de los grandes objetivos de la digitalización, María Teresa Pelegrín, directora del Servicio de Biblioteca, Archivo y Fondo Antiguo de las Cortes, destaca la preservación como un aspecto fundamental. Los documentos, algunos de ellos confeccionados en pergamino, están sujetos a un severo riesgo de deterioro a través de su consulta. Pelegrín asegura que incluso muchos de los textos manuscritos serán más fácilmente legibles a través de la pantalla que en la consulta física gracias a la ampliación de la imagen.

Desde los años 80

El profesor de Historia Moderna de la Universidad de Zaragoza Guillermo Redondo, que es asesor del archivo de las Cortes y uno de los artífices principales de la adquisición de buena parte del fondo, valora muy positivamente la digitalización del archivo. Esta colección se fue conformando a partir de los años 80 y se organizó definitivamente en 1997 como fruto de un convenio de la Presidencia de la institución con Ibercaja. Desde entonces se han ido atesorando piezas únicas de gran relevancia para la Comunidad.

 

Los criterios que han servido para engrosar el fondo durante estos años han atendido tanto a piezas que se refieren a la propia Aljafería, actual sede de la Cámara autonómica; acerca de las Cortes y otras instituciones, incluso de administraciones locales y en general sobre documentos relacionados con el Derecho aragonés, y una última serie sobre la Historia de Aragón, a la que, por ejemplo, se han incorporado importantes piezas cartográficas y grabados.

 

Entre las joyas del archivo, el profesor Redondo destaca la belleza de los caracteres arábigos aljamiados de unos manuscritos de los siglos XV-XVI que se encontraron emparedados en una casa de Calanda. Probablemente proceden de los tiempos de la expulsión de los moriscos. Pero se hace difícil elegir una pieza. Todas tienen un brillo propio que las hace especiales.

 

Hay primeras ediciones de los Anales de Zurita o curiosidades como un mapa a color del "Reino de Aragón" datado en el año 1838 en el que ya se refleja la división de las tres provincias, que data de apenas cinco años antes. También se digitalizará un manuscrito de 1421 del infante don Juan de Aragón, hijo de Fernando de Trastámara, de gran valor por su sello pendiente en madera de boj. Hay varias piezas relacionadas con familias poderosas de Aragón, entre ellas un ejemplar manuscrito sobre los Cortés de Belchite encuadernado en terciopelo verde, con parte de sus correas de cierre y el escudo de armas. Son pequeños y grandes tesoros que a partir de ahora estarán mucho más cerca: a solo un golpe de ratón.

Etiquetas