Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

MEDIO AMBIENTE

Boné dice que si el plan de depuración no cuadra habrá que "reajustar" el canon

El consejero niega "desfases significativos", reconoce que sí puede haber "incertidumbres" y avisa de que si Zaragoza prevé aportar 300 millones menos "ha hecho mal los cálculos".

El consejero de Medio Ambiente reconoció ayer en las Cortes que las previsiones económicas de su Departamento sobre el plan para extender la depuración a todos los núcleos habitados de Aragón pueden presentar "incertidumbres". Alfredo Boné rechazó que esas cuentas contengan "desfases significativos", aseguró que ofrecen margen de maniobra y avisó de que si el Ayuntamiento de Zaragoza prevé aportar 300 millones menos de lo que piensa ingresar la DGA es porque "ha hecho mal los cálculos". No obstante, también afirmó que, en caso de que los números no salgan, habrá que "reajustar" el canon de saneamiento que pagan los ciudadanos.

El consejero hizo estas afirmaciones en respuesta a una interpelación sobre el plan de depuración presentada por el diputado del PP Eloy Suárez. En su intervención, el portavoz de Medio Ambiente de los populares mostró sus dudas sobre la viabilidad de un sistema que requiere una inversión de 3.300 millones de euros repartida en 30 años.

"Lo que nos preocupa es si el plan es sostenible económicamente, porque si no lo tendrán que pagar los aragoneses", aclaró Suárez antes de repasar los puntos débiles que a su juicio presentan las cuentas de Boné. El diputado popular subrayó que de momento el Ministerio de Medio Ambiente solo ha garantizado 169 de los 371 millones que prometió. También recordó que en el año 2007 la DGA recaudó un 33% menos de lo previsto en concepto de cargas urbanísticas -otra vía de ingresos-.

Con todo, las mayores críticas hacia las previsiones económicas del plan de depuración recayeron en la cantidad que Medio Ambiente espera recibir del Ayuntamiento de Zaragoza como contribución al sistema del canon de saneamiento. A pesar de que hasta el año 2012 la capital aragonesa no pondrá ni un solo euro y de que a partir de esa fecha ambas partes deberán llegar a un acuerdo, el Departamento de Boné incluye en sus previsiones de ingresos más de 1.000 millones.

El problema es que, solo para el periodo 2013-2027, existe un desfase de 300 millones entre lo que espera recibir la DGA y lo que quiere abonar el Consistorio zaragozano. Ese agujero se dispararía aún más en el periodo 2028-2035.

"No me duelen prendas"

En su primer turno de respuesta, el consejero de Medio Ambiente rechazó que en la proyección de ingresos y de gastos realizada por su Departamento haya "desfases significativos". Boné si reconoció que "puede ser" que las cuentas generen "incertidumbres", aunque repitió varias veces que tienen margen suficiente.

"No podemos decir que las previsiones sean perfectas, pero si nos hubiésemos equivocado y hubiera un déficit importante habría que reajustar el canon. No me duelen prendas en decirlo", admitió Boné, quien además subrayó que esa subida del tributo con el que se financia el plan de depuración la soportarían "todos los aragoneses" -es decir, también los habitantes de Zaragoza-.

Sobre la aportación de la capital al sistema del canon, Boné hizo un discurso en el que se expresó lo que a él le gustaría que suceda a partir de 2012 -lo que realmente pase solo se sabrá cuando se llegue a un acuerdo-.

"Desde esa fecha los zaragozanos tendrán que pagar el canon como todos los demás ciudadanos", sostuvo el consejero. Boné lanzó un aviso al Consistorio zaragozano al decir que las inversiones que haya que hacer en la ciudad, y que se descontarán de su aportación al sistema, las decidirá el Instituto Aragonés del Agua, no el Ayuntamiento. Además, defendió las cuentas realizadas por su equipo.

"Si existe, ese desfase de 300 millones no se explica: o no se va a cobrar el canon, lo cual es ilegal, o alguien ha hecho mal los cálculos -afirmó Boné en referencia a los 300 millones de diferencia con las previsiones del Consistorio-. En Zaragoza habrá que hacer las inversiones que sean necesarias, pero ningún ayuntamiento se va a guardar parte del superávit que recaude para hacer sus propias inversiones... al menos mientras yo sea consejero", volvió a advertir el responsable de Medio Ambiente.

Etiquetas