Redactor jefe de Aragón de HERALDO DE ARAGÓN

Y Azcón tuvo su foto

Primera jornada del pleno de investidura de Jorge Azcón en las Cortes de Aragón.
Primera jornada del pleno de investidura de Jorge Azcón en las Cortes de Aragón.
Guillermo Mestre

El candidato a la presidencia de Aragón, Jorge Azcón, causó revuelo al evitar la foto con el líder de Vox, Alejandro Nolasco, el día de la firma del acuerdo que forjó la coalición de gobierno. El asunto suscitó críticas entre la izquierda, que consideró que el futuro jefe del Ejecutivo se avergonzaba del pacto. Cinco días después, Azcón subió a la tribuna de las Cortes de Aragón para pedir a los diputados su confianza en la investidura de hoy. Y se hizo la primera foto que quería: la del líder de un gobierno que después de una rotunda victoria electoral se siente avalado para pactar con quien quiera y virar el rumbo político de Aragón.

Tras mostrar su repulsa por los últimos asesinatos machistas, avisando a Vox de que no admitirá extravagancias en la acción de gobierno y que su proyecto será "reformista y centrado", reivindicó su pacto de coalición bajo una premisa: responder a la voluntad expresada democráticamente por los ciudadanos, que han manifestado un ánimo de cambio. Lejos de avergonzarse, se encaró contra los que piden cordones sanitarios.

Azcón se comprometió a no hacer "una enmienda a la totalidad" de la política de ocho años de gobiernos de Javier Lambán y llamó una vez al pacto a los socialistas. Sin embargo, quiso marcar una línea de ruptura con la gestión de su antecesor, tanto en fiscalidad como en gestión de los servicios públicos, dos elementos interconectados en el contexto de precariedad económica que sufre desde hace años la administración autonómica. ¿Habrá dinero para todo?

Sin concretar plazos o detalles, reiteró su apuesta por las rebajas fiscales, con la elevación del mínimo exento en el Impuesto de Patrimonio, la reducción del tramo autonómico del IRPF y la progresiva eliminación de Sucesiones.

"Quiso marcar una línea de ruptura con la gestión de su antecesor, tanto en fiscalidad como en gestión de los servicios públicos, dos elementos interconectados en el contexto de precariedad económica que sufre desde hace años la administración autonómica. ¿Habrá dinero para todo?"

Con el fracaso de la captación de Tata y de la fábrica de baterías en el recuerdo, la atracción de inversiones, con el objetivo de levantar en Zaragoza una factoría de microchips, fue otro eje de su discurso. Y dejó claro que ampliará las políticas de colaboración con el sector privado para poner en marcha un plan con el que resolver los graves problemas que sufre la sanidad aragonesa, tanto en la atención primaria como en la especializada.

Este viernes llega el día de la votación, en la que Azcón cerrará el círculo que abrió hace meses en su carrera al Pignatelli: recuperar bajo el mismo paraguas, el suyo, a todos los partidos del bloque de la derecha. Desde Vox y el extinto Cs hasta el PAR y sus escisiones. Todos le votarán este jueves. Esa es la segunda foto soñada de Azcón.

Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión