Aragón
Suscríbete por 1€

perspectivas 2022

Laia Alegret: "Cuanto más se conoce la Ciencia, más se apoya la inversión en ella"

Esta geóloga oscense valora el camino que abrieron antes que ella muchas estudiantes e investigadoras en su campo, y confiesa mirar con envidia a otros países que "cuidan un poco más" a los científicos. 

La investigadora oscense Laia Alegret, en la Facultad de Ciencias de la Universidad de Zaragoza.
La investigadora oscense Laia Alegret, en la Facultad de Ciencias de la Universidad de Zaragoza.
Oliver Duch

A los 6 años ya tenía vocación de paleontóloga. ¿De dónde le vino?

Como a muchos niños y niñas que les gustan los dinosaurios y quieren ser paleontólogos, aunque luego se les pasa o se lo quitan de la cabeza.

¿Sus padres intentaron quitárselo?

Al principio no, incluso me ayudaban a encontrar información sobre Paleontología. Pero al llegar el momento de la verdad, al acabar COU, preferían que estudiara una carrera que tuviera más salidas como ingeniería porque se me daban bien la Física y las Matemáticas.

Y al final, usted acertó.

Me lo reconocieron el día que vieron que podía vivir de mi profesión.

¿Siente que ha roto techos de cristal?

No soy consciente de haber roto ningún techo, pero sí aprecio la labor de muchas estudiantes e investigadoras que sí abrieron camino. Yo nunca he sentido estar fuera de sitio en mi profesión por el hecho de ser mujer.

Ha participado en muchas actividades de divulgación. ¿Le gusta?

Ya que nuestras investigaciones se financian con fondos públicos, una de las obligaciones de los científicos es también difundir esos resultados entre la sociedad con un lenguaje sencillo para que se entienda lo que publicamos en las revistas científicas.

Además, como se suele decir, lo que no se conoce, no se valora.

Exactamente. Cuanto más se conoce la Ciencia, más se apoya a la investigación y la inversión en ella.

Esa es una de las cosas que ha quedado clara en esta pandemia, la importancia de los avances científicos.

Así es. Y, además, no solo se ha puesto en valor la ciencia aplicada, que es importante, sino también la investigación básica. De no haber habido tantos estudios de base, no se habría podido construir un sistema de conocimiento de una forma tan rápida y obtener unas vacunas batiendo todos los récords.

¿Envidia a otros países por el apoyo económico que tiene la Ciencia?

Miro con envidia a los países que cuidan un poco más a los investigadores. Cuando participé en la expedición a Zelandia para obtener muestras de los fondos oceánicos, tuve que buscar financiación para cubrir los gastos de viaje y alojamiento, que en este caso implicaban viajar hasta Australia para embarcar en la expedición. En EE. UU., por ejemplo, no solo sufragan esos gastos a los científicos, sino que encima les pagan un sueldo adicional y les dan financiación para hacer la investigación cuando vuelven a sus instituciones, ya sean catedráticos o becarios. Yo no pido que nos paguen un sueldo extra a los científicos pero al menos sí los gastos básicos para llegar hasta el barco. Es lo mínimo que se puede pedir, y en España no se hace.

¿De qué trabajo siente más orgullo?

Es difícil pero quizá elegiría los trabajos que he hecho sobre el impacto del asteroide que causó la extinción de los dinosaurios a finales del Cretácico. Le dediqué mi tesis doctoral y estudié un grupo de fósiles microscópicos que a priori no iba a dar información útil pero conseguí sacarles mucho partido y acabaron siendo un grupo clave en el estudio de este evento.

En Aragón hay nuevos descubrimientos paleontológicos casi cada mes.

Para un paleontólogo es todo un orgullo trabajar en Aragón porque tenemos una riqueza increíble.

¿Y le sabemos sacar provecho más allá de Dinópolis?

Se intenta pero no siempre es fácil. Tanto yo como mis colegas siempre intentamos poner en valor el patrimonio paleontológico y divulgar la importancia de los yacimientos. Ello atrae visitas de científicos o de público y contribuye al desarrollo sostenible.

¿Qué le parecen los acuerdos de la última Cumbre del Clima?

Como científica me decepciona que algunos de los principales emisores de gases invernadero no participaran, como China o Rusia. El cambio climático es un problema global.

¿Quién es Laia Alegret?

Geóloga. Con solo 6 años decidió que quería ser profesora de Paleontología fascinada por los fósiles. Estudió Geología y de sus investigaciones, se queda con el doctorado sobre el impacto del asteroide que acabó con los dinosaurios. También participó en una expedición a Zelandia, el continente sumergido del Pacífico. Es profesora del Departamento de Ciencias de la Tierra de la Universidad de Zaragoza e investigadora del IUCA.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión