Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Josefina Pérez Arantegui: "La pandemia nos ha demostrado que la ciencia no se hace en dos días"

Nacida en Brea de Aragón en 1964 es profesora titular de Química Analítica de la Facultad de Ciencias e investigadora del Instituto Universitario en Investigación en Ciencias Ambientales (IUCA).

Josefina Pérez Arantegui, profesora titular de Química Analítica de la Universidad de Zaragoza.
Josefina Pérez Arantegui, profesora titular de Química Analítica de la Universidad de Zaragoza.
Oliver Duch

Se ha atrevido a mirar con ojos científicos ‘La maja desnuda’ de Goya para la exposición de la Universidad de Zaragoza que se puede ver hasta el 1 de octubre en la Gran Vía, dentro de los actos de la Noche de los Investigadores e Investigadora y el proyecto europeo #Green9Night. ¿Qué ha descubierto?

Cuando miro un cuadro veo lo que hay más allá, sobre todo qué materiales se han usado. Se pueden ver pigmentos, minerales para los colores rojos, que se mezclan con otros más blancos para hacer matices. El lienzo generalmente lo preparaban con una capa que muchas veces era de pigmentos blancos, pero en el caso de Goya, usaba ocres. A veces jugaba con ella y dejaba que se transparentara.

A usted no le engañarán con un Goya falso...

No lo sé (sonríe). La cuestión es si me lo dejan analizar. A la hora de una falsificación el análisis y los materiales pueden marcar si la autoría es de ese pintor o no, pero entran en juego muchas cosas como la técnica y la pincelada. Hay pigmentos muy comunes, que se usan en muchas épocas. Hace años los análisis se realizaban con una pequeña muestra, de menos de un milímetro, pero ahora se puede llegar a la información sin tener que tocar la obra. Te da información química, pero con la imagen.

¿No le quita encanto ver un cuadro a través de la Ciencia?

No. Se disfruta igual de un Goya o de cualquier otro buen cuadro. Se trata de poder mirarlo desde distintos ángulos. Un peligro que tengo en los museos es que siempre intento acercarme mucho y tengo que tener cuidado de no hacer saltar las alarmas o que venga el guardia.

¿De pequeña tenía clara su vocación de científica?

De pequeña y jovencita, más que pensar en algo concreto, lo que tenía claro es que iba a hacer lo que quisiera. Me ha gustado la Ciencia, se me daba muy bien Matemáticas, pero también la decoración, el Arte, la Historia y he podido aunar todo.

En su facultad no hubo una licenciada hasta 1919, Donaciana Cano Iriarte. ¿Qué barreras hay en pleno siglo XXI para que siga siendo necesario señalar estos aniversarios o dedicar un día a las mujeres en la Ciencia?

Darle visibilidad a las anteriores está bien para no pensar que nunca las ha habido. Es una deuda que tenemos con ellas y eso motiva mucho a las estudiantes. Desde el punto de vista oficial no hay problema, pero en los años de desarrollo profesional ves más jefes de laboratorio y técnicos y te preguntas ‘dónde están mis estudiantes chicas’, porque en Química no hay mucha diferencia en número de estudiantes, no como en las ingenierías.

¿Y dónde están?

Se unen muchas cosas. Que los equipos de trabajo muchas veces son masculinos, que las mujeres siempre cedemos en una pareja al conciliar, la maternidad, que son meses o años que se baja el nivel… Mientras no cambiemos, seguirá pasando.

¿La covid puede ayudar a potenciar la investigación?

Estamos viviendo unos años muy raros. Ha habido grandes inversiones en el campo sanitario, pero me da miedo que cuando baje la pandemia nos olvidemos de esa gente que está investigando, que sea como una ola que sube y luego desaparezca. Que no se mantenga. La pandemia nos ha demostrado que la ciencia no se hace en dos días.

El curso en las universidades acaba de empezar con más presencialidad. ¿Necesitaban verse las caras en clase?

La presencialidad es muy importante. El año pasado, la semana que estaban en casa no podían seguirlo igual, aunque fueran estudiantes responsables, porque tenían que seguir cuatro horas a través de una pantalla y no todo el mundo tiene las mismas posibilidades. Hay quien tiene que compartir ordenador en casa o se le cae la wifi y no es igual si tienes a la familia alrededor.

¿Cambiará la forma de relacionarnos con tanta distancia social?

Sí. Yo soy de las que tiene mucha prevención todavía. En las clases estoy tranquila con la mascarilla y la distancia, pero luego les digo, 'portaos bien el fin de semana'.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión