Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

economía

Venta de pisos por herencias y divorcios: las secuelas inmobiliarias de la covid

El papeleo es mayor en este tipo de operaciones, donde es necesaria la inscripción en el registro público correspondiente. 

La nueva normativa restringe la venta de los productos vinculados a la hipoteca.
La inscripción en el registro de la propiedad es necesaria para vender una vivienda.
Freepik.

Entre los carteles de 'se vende' que se han colgado en el último año en Aragón, hay algunos que proceden del impacto de la crisis sanitaria de covid-19 en las familias. Las muertes por la pandemia han terminado por sacar a la venta viviendas procedentes de herencias.

En Aragón, el peso de este tipo de operaciones en el mercado no ha sido tan notable como en grandes capitales como Madrid y Barcelona, donde se batieron récords el año pasado, pero se encuentran por encima de las cifras anteriores a la pandemia. En la comunidad hubo 525 transacciones de viviendas procedentes de herencias en junio de este año, el último dato de que dispone el Instituto Nacional de Estadística (INE). El pico más alto se registró en marzo, con 567 operaciones. 

Al alza desde finales de 2020

Los datos reflejan que se han superado las cifras previas a la crisis sanitaria, que se encontraban en máximos de 432 en febrero de 2020. El confinamiento provocado por la pandemia el mes siguiente causó la caída de las compraventas en general, por la paralización de la actividad económica. Se desplomaron hasta 149 las operaciones de este tipo, hasta que en mayo de 2020 empezaron a recuperar su trabajo habitual las inmobiliarias. Ese fue el suelo para comenzar a subir hasta octubre (531) y quedarse en junio por encima del medio millar de operaciones, con ligeros altibajos.

Loading...

"Con el virus está claro que de los pisos que tenemos a la venta en la agencia igual un 30% proceden de herencias", calcula Fernando Baena, presidente del Colegio de agentes de la propiedad de Aragón, al frente de Fincas Pinilla, en Zaragoza. En su opinión, puede que las estadísticas todavía no reflejen el aumento real que se ha podido producir por el tiempo que requieren los trámites notariales. "Para la aceptación de herencia se tardan seis meses, puede que se vea en los próximos meses", apunta.

"Lamentablemente ha habido fallecimientos y tengo dos o tres operaciones encima de la mesa y otras haciendo papeles. Muchas veces antes de terminar el proceso de aceptación de la herencia ya han puesto la vivienda en el mercado", afirma Juan Manuel Lanau, director comercial de Landa Propiedades, una de las agencias inmobiliarias zaragozanas adheridas al portal Miaragon.es. Lanau habría detectado un aumento de ventas de pisos de herencia e incluso procedentes de divorcios de parejas que han roto tras el desgaste sufrido por los confinamientos y la nueva vida en pandemia. En ambos casos, los propietarios suelen tener prisa por deshacerse del inmueble. "Se lo quitan con bastante rapidez. No miran tanto la situación del mercado. No están planteándose si el mercado va a subir o bajar", señala.

En el caso de los pisos de herencias, la mayoría se trata de viviendas de personas mayores y "muchas veces la venta se produce cuando se produce el fallecimiento, aunque haya gente que ya estuviera en residencias", explica, salvo que haya motivos económicos que hagan urgente conseguir dinero. 

Proceso más lento

Otras agencias afirman que siguen vendiendo este tipo de viviendas, pero sin que haya un incremento respecto a años anteriores a la pandemia. "De momento no hemos notado mucho movimiento", confiesa Daniel Pascual, de la inmobiliaria Espazio ZG. En el mercado sigue habiendo compraventas de pisos procedentes de herencias y divorcios, pero afirma que "con un volumen parecido" a otros ejercicios prepandemia. Entre las causas de que el impacto no haya sido tan elevado en Aragón como en otras comunidades vecinas apunta a que "es un mercado bastante estable para todo". Por eso, tampoco "se dispara ni para arriba ni para abajo" en los periodos de crisis.  

Entre las principales diferencias en este tipo de operaciones indica que "a veces es un proceso más lento o se puede tardar más en escriturar porque falte algún trámite por hacer". En la agencia han tenido que aplazar alguna venta porque los herederos habían cumplido con el papeleo en la gestoría y el notario, pero la vivienda "no estaba inscrita en el registro de la propiedad" con el nuevo o nuevos dueños.

El pago de impuestos como el municipal o el autonómico de Sucesiones es otro de los motivos que lleva a los herederos a vender rápido, apunta Lanau. Heredar "se ve como un problema", afirma, porque "lamentablemente, en esta comunidad heredar es caro". Pascual recuerda que si se vende el inmueble "por debajo del precio que has heredado, se ahorra el impuesto plusvalía" que cobran los ayuntamientos. Además, el primer año se está exento.

En cuanto a las compraventas de pisos que proceden de una pareja que se separa, la rapidez del proceso "depende de que las dos partes se haya puesto de acuerdo o no en la venta", indica Lanau. A veces también puede faltar un último trámite como es la inscripción del divorcio en el registro civil. "Muchas veces la gente hace los trámites y se quedan a medias. Cuando llega el profesional inmobiliario que tiene la venta hecha pedimos los papeles y falta un papel", apunta Pascual, incluso en casos en los que la pareja lleva varios años separada.

En estas situaciones, Lanau ha detectado últimamente que a la hora de hacer los trámites de la venta, "generalmente la relación es con los abogados" de cada ex cónyuge, porque la personal está muy deteriorada para acordar la operación directamente con ellos. 

Baena no ha notado tanto divorcios como herencias. En estos casos, la venta depende de la urgencia de los herederos. "Hay personas que lo heredan y tardan meses o años en venderlo y hay quien en seguida lo pone a la venta. Hemos tenido casos de todo tipo", afirma.

 Ahora, el mercado considera que está recuperándose. Este jueves, el portal Miaragon.es presenta el informe del sector inmobiliario en Aragón correspondiente al segundo trimestre, elaborado por Gamerin, en el que se verán algunas tendencias del mercado. En ello coinciden las otras dos inmobiliarias. "El mercado está bastante saludable en el sentido de que se está aumentando el número de transacciones, pero el precio está subiendo levemente", señala Lanau. En 2020 bajaron las compraventas un 20% hasta apenas 11.000 y este año se esperan recuperar las cifras de 2019.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión