Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Tercer Milenio

Entrevista

Diego Castanera: “Ni teniendo un dinosaurio gigante es fácil conseguir financiación”

Investigador posdoctoral del Instituto Catalán de Paleontología Miquel Crusafont y profesor colaborador de Unizar, nació en Zaragoza en 1984.

Diego Castanera, en el Museo de Ciencias Naturales. ¿Será este dino ‘primo’ del de Camarillas?
El paleontólogo Diego Castanera, en el Museo de Ciencias Naturales. ¿Será este dino ‘primo’ del de Camarillas?
Oliver Duch

No se encuentra todos los días una columna de dinosaurio gigante, y menos como la de Camarillas: parece el juguete montado. ¿Qué se siente al dar con algo así?

Cuando empezamos a excavar en 2017 y encontramos la segunda de las 15 vértebras recuperadas, fue una felicidad muy grande. Como poner en práctica la teoría que habíamos estudiado y decir: "Esto es verdad, no está solo en los libros". Además, normalmente se encuentran vértebras aisladas, huesos..., pero encontrarlas en conexión anatómica fue una alegría enorme.

¿El momento más emocionante?

Tras aquella primera alegría de ver que las vértebras estaban articuladas, tuvimos que tapar el yacimiento y esperar a conseguir financiación. En la campaña de 2019, lo más emocionante fue darnos cuenta de que la columna hacía esa u que se ve en las fotografías. La siguiente sensación fue: "Madre mía, ahora a ver cómo sacamos esto". El último gran momento ha sido ver cómo la máquina daba la vuelta a la estructura y se la llevaba. Misión cumplida.

¿Dará más alegrías este yacimiento de La Peñuela?

Hemos hallado uno de los restos de vértebras en conexión anatómica más completos de España, pero estamos convencidos de que queda mucha columna por descubrir. Y ojalá también otras partes del esqueleto; si apareciese la cabeza, sería la bomba. Tenemos muchas ganas de seguir avanzando, pero habrá que esperar. Por ahora hemos excavado lo encontrado en 2017 –que incluye dientes de dinosaurios carnívoros que pudieron carroñear a este, dientes de cocodrilo y gran variedad de plantas–, el resto tiene sedimentos encima y necesitaríamos una máquina grande para quitarlos y ver si sale el resto del dinosaurio. Es un trabajo a futuro, porque la idea es centrarnos primero en lo que hemos sacado, restaurarlo y hacer el estudio científico.

Para saber, entre otras cosas, si es una nueva especie hacen falta estudios... y financiación.

Está complicado. Ni teniendo un dinosaurio gigante es fácil conseguir financiación. Llevo desde 2017 buscándola en convocatorias competitivas, pero somos muchos científicos trabajando en muy diversas ramas; el dinero es el que es, nos lo tenemos que repartir y las investigaciones se demoran.

¿Qué tamaño podría llegar a tener este coloso?

La serie de 15 vértebras tiene casi 5 metros y medio de largo, así que estimamos que podría ser de un dinosaurio que mediría más de 25 metros fácilmente.

¿Qué preferiría: que fuera el más grande de Europa o una especie nueva?

Una especie nueva, y poder bautizarla. Sin duda. El más grande hallado en Europa es Turiasaurus riodevensis. Este aún no sabemos si sería más grande o algo más pequeño. Ni si es primo cercano suyo o de un grupo diferente de saurópodos.

¿Hay mucha rivalidad con esto de los tamaños?

Entre los científicos diría que no, es más de blogs de paleontología que de revista científica. Y periodísticamente, parece que si no tienes el ejemplar más grande, no sales. A mí lo que más me importa es la relevancia científica de los restos y, sobre todo, su importancia patrimonial, su capacidad de poner Camarillas en el mapa de la paleontología y del turismo paleontológico.

¿Cómo es la relación con la gente local?

Este yacimiento lo encontró un pastor en 2007, Pedro Cirugeda, que ha estado muy pendiente de lo que pudiéramos necesitar; es un entusiasta de la paleontología que supo ver su importancia y avisar. Niños y jóvenes pudieron visitarlo en grupos pequeños y es una gozada explicar a la gente de allí el valor que tienen en sus pueblos. Cambian la imagen de esa paleontología ‘de película’, donde aparecen todos los huesecitos muy bien puestos y solo hay que limpiarlos con una brochita. Nada más lejos de la realidad: aquí hay mucho martillo y cincel. Trabajar al aire libre, descubrir algo y tratar de entenderlo es lo que te llena.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión