Aragón
Suscríbete

coronavirus

Sanidad costeará el tratamiento a una de las docentes que sufrió un trombo

La consejera Sira Repollés reconoció que dos personas habían sufrido efectos graves tras recibir la dosis de AstraZeneca. 

Una enfermera vacuna a un paciente con Astrazeneca.
Una enfermera vacuna a un paciente con Astrazeneca.
HA

Blanca, una de los dos docentes aragonesas que sufrieron un trombo de senos venosos días después de haber recibido la primera dosis de AstraZeneca, finalmente no deberá costearse el tratamiento anticoagulante que tendrá que tomar durante los próximos meses. Tras más de un mes, explica que el Ministerio de Sanidad ha reconocido la relación existente entre la vacuna y la trombosis venosa profunda, unida a una bajada brusca de plaquetas, que sufrió a los nueve días de la inyección.

Y ahora, la Seguridad Social cubrirá los anticoagulantes que debe tomar y que no estaban financiados. Un hecho que la tranquiliza, pero que no elimina todo lo que ha tenido que luchar hasta conseguirlo, además del sufrimiento provocado por la enfermedad.

En una situación similar se encuentra María, quien sufrió un trombo en el pulmón a los pocos días de vacunarse. En aquel momento, los especialistas no pudieron determinar la causa. Según afirma, tampoco lo podrán hacer en un futuro, a pesar de los efectos que ha tenido en su día a día: de hacer deporte con asiduidad, ahora se cansa al andar. "Mi vida ha cambiado radicalmente", lamenta, al tiempo que explica que deberá continuar con el tratamiento anticoagulante, al menos, hasta octubre y sin que se lo costee la Seguridad Social.

Ambos casos se corresponden con las observaciones detalladas por la Agencia Europea del Medicamento (EMA), que concluyó que los trombos de senos venosos cerebrales y abdominales, unidos a bajos niveles de plaquetas se debían considerar un efecto secundario de AstraZeneca. La propia consejera de Sanidad, Sira Repollés, reconoció en una entrevista a HERALDO la existencia de dos casos con consecuencias graves tras la inyección de la marca anglosueca y uno de un varón de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, que recibió Moderna.

Y mientras tanto, la próxima semana se decidirá qué farmacéutica se inoculará a los menores de 60 años que primero recibieron AstraZeneca. "Me da mucho miedo", reconoce María, quien tiene pánico a ponerse otra vez la misma marca; pero tampoco le inspira confianza recibir una segunda de Pfizer, "puesto que todavía no se conocen los efectos reales de esta mezcla". De momento, no les han ofrecido ninguna alternativa.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión