Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Tercer Milenio

Recuperando minas (y canteras) olvidadas

Las antiguas minas de Valdeplata, en Calcena

La cara oculta del Moncayo en Calcena (Zaragoza) esconde unos yacimientos minerales explotados desde la antigüedad. Se trata de las minas abandonadas del barranco de Valdeplata, donde la plata es el mineral que les da nombre, pero hay muchos más.

En la zona de las minas del barranco de Valdeplata subsisten las ruinas de los edificios y abundantes escombreras.
En la zona de las minas del barranco de Valdeplata subsisten las ruinas de los edificios y abundantes escombreras.
J. I. Canudo

El barranco de Valdeplata en Calcena (Zaragoza) ha tenido una gran importancia histórica en la extracción de plata. En su entorno se han explotado algunas de las minas aragonesas más importantes de este noble metal. Los historiadores apuntan que podían ser conocidas por los celtíberos al comienzo de nuestra era. Una parte de la plata obtenida en Valdeplata se usaría para el pago de los tributos a los romanos. Se carece de documentación escrita y arqueológica que lo demuestre, pero lo más normal es que la explotación pasara a los romanos al conquistar esta parte de Iberia.

Los primeros documentos escritos del laboreo de estas minas datan de del siglo XVI, por ejemplo se conserva un contrato de 1560 entre su administrador, Diego de Nueros, y "dos alemanes" para fundir los minerales de plomo. La documentación que se conserva indica que tuvo mucha actividad a finales del siglo XVI y principios del XVII. El sulfuro de plomo (conocido como alcohol) obtenido de la galena era usado por los artesanos alfareros del valle del Jalón. Incluso pudo tener una mayor importancia que la extracción de la plata durante estos años. La expulsión de los moriscos de la península ibérica repercutió en el laboreo de estas minas, al disminuir la actividad alfarera.

A mediados del siglo XIX, comenzó una actividad importante en varias minas del valle, entre las cuales Mensula y Precaución eran las más importantes, con más de 100 trabajadores. Para la explotación de la mina, que por primera vez se iba a trabajar a nivel industrial, además de avanzar en las labores de extracción en su interior, en el exterior se construyeron cuarteles para los mineros; una casa como sede de la compañía y vivienda del director, administrador, capataces y operarios; edificios para talleres, lavaderos, almacenes, caballerizas, laboratorio y una capilla. Este esfuerzo permitió llegar a los 170 m de profundidad, explotando lo que se conocen como cobres grises en filones de hasta 70 cm. La mina Mensula dejó de funcionar en 1866 por problemas de inundaciones en las galerías. Un poco más tarde, en 1910, un francés llamado A. Massenet construyo un castillete e incluso financió la construcción de una pequeña central hidroeléctrica en el río Isuela, junto a las ruinas de la antigua fundición. A lo largo del siglo XX se han hecho algunas investigaciones y sondeos, pero actualmente las labores están abandonadas y la mayoría inundadas.

La zona de las minas del barranco de Valdeplata es accesible desde la carretera de Calcena a Trasobares a unos 4 km al noreste del pueblo, por un camino que parte de un puente en la misma carretera. El último recorrido hay que hacerlo a pie. Subsisten las ruinas de los edificios y abundantes escombreras. También hay algunas bocaminas y varios pozos, pero no están habilitados para su visita, por lo que no se debe uno aventurar a entrar. Recientemente el ayuntamiento ha limpiado el entorno de las antiguas construcciones y ha colocado varios paneles informativos, por lo que puede visitarse.

En el marco del proyecto de recuperación de las minas olvidadas de Aragón que desarrolla el Museo de Ciencias Naturales de la Universidad, nos ha aportado información la Asociación Cultural de Calcena, la Asociación Mineralógica de Aragón, Miguel Calvo y Mario Gibert. Si quieres participar en este proyecto puedes mandar cualquier información o imagen que tengas sobre las minas de Calcena u otra mina olvidada de Aragón a museonat@unizar.es

Fisuras rellenas de minerales de elementos metálicos

Los minerales metálicos que se han explotado en estas minas de Valdeplata se encuentran en filones que llegan hasta los 200 metros de profundidad, localizados en rocas del Triásico (hace unos 250 millones de años). El final de este periodo geológico se caracteriza por intensa actividad volcánica en lo que hoy conocemos como la cordillera Ibérica; como resultado se produjo la formación de numerosas fisuras rellenas de minerales de elementos metálicos (plomo, hierro, cobre, plata etc.) que son los que se han explotado históricamente en muchas localidades de esta zona de Aragón. En las minas del barranco de Valdeplata, el mineral metálico más abundante es la galena (sulfuro de plomo), pero el que más interés ha despertado en la explotación de estas minas es la tennantina, tradicionalmente conocida como ‘cobres grises’. En Valdeplata este mineral llegaba a tener unos 700 gramos por tonelada de plata. La tennantina forma masas cristalinas de aspecto metálico, aunque también puede aparecer como pequeños cristales de color amarillo. En la actualidad es difícil encontrar buenos ejemplares de este mineral en las escombreras, aunque las crónicas del siglo XIX los citan en el interior de las minas. Hay muchos otros minerales en estas minas, aunque faltan estudios en detalle para tener un conocimiento más amplio, tal y como nos ha contado el experto en esta mina Miguel Calvo.

José Ignacio Canudo Grupo Aragosaurus-IUCA. Universidad de Zaragoza

-Ir al suplemento Tercer Milenio

Apúntate y recibe cada semana en tu correo la newsletter de Tercer Milenio

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión